Los 10 relatos mejor valorados

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

sexo con mi sobrina de 9 años y sus lindas coletas

Bueno mi nombre es Raúl rengo 20 a...

Mi prima numero uno

Era verano cuando ella llego, soy p...

mis compañeros de escuela

me llamo alex tengo 8 años soy de ...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...



Ultimos relatos


La nena de los Video juegos y mi hija.Categoría: Sexo en familia

Por Urbano | 2015-01-26 07:43:29 | 0 comentarios

Esto q les voy a contar es totalmente real me paso hace muy poco tiempo.
Por lo tanto no voy a dar nombres verdaderos.
Soy de argentina cuento con 25 años, estatura media 1:65
Pelo castaño oscuro fisico trabajado por actividades como baile y gimnasio.

Todo empezo a principios de enero de este año.
Como todos los veranos me fui con mi hija de vacaciones a una playa cercana de mi ciudad,
vivo solo con ella, mi mujer fallecio cuando ella solo tenia 1 año de edad en un accidente.
Yo con tan solo 17 años y estando solo me tuve que hacer cargo de mi hija como pude cosa que no se me hiso problema gracias a que siempre tuve buena relacion en la sociedad y consegui trabajo enseguida. Actualmente tengo 25 años y mi hija 9.
Siguiendo con el tema... Una tarde (alrededor de las 3 de la tarde)mi hija me pregunta si la puedo llevar a los video juegos que estaban a 2 cuadras de la casa. como y tambien tenia ganas de jugar y distraerme un poco lo que al momento le dije que si. ya estando alla compre fichas y le dije Toma pilar anda y divertite con los juegos que quieras. yo fui y me puse a jugar a uno de pelea que siempre jugaba. al rato veo que mi hija estaba charlando con una nenita mas de o menos de su edad rubiesita con una maya celestita. ignore el tema viendo que era solo una niña y segui en lo mio... Luego viene mi hija pidiendome que la ayude a poner las fichas en el tejo para jugar con esta nena. Me la presento me dijo "ella es pricila" la salude le pregunte su edad y me dijo q tenia 8 años. fui a hacer lo q me pidio mi hija ya en el tejo consegui dos banquitos viendo q mi hija y pricila no llegaban arriba de la mesa ayude a mi hija a subir y luego a pricila.. ayudando a pricila pude notar su colita toda redondita su piel bronceadita y q su maya le quedaba apretada para el cuerpecito que tenia. realmente me quede atras de ella ayudandola a jugar ya q era media torpe y sinceramente se me hiban los ojos cada 2 segundos. Me puse a imaginarme escenas en las q acariciaba a pricila sentada encima mio siendo ensartada termine exitandome y se me paro. Trate de sacarme esa idea de la cabeza dado que tenia mas o menos la edad de mi hija. Pero justamente cuando queria olvidar todo, ella jugando con el tejo hace mucha fuerza y se cae para atras apoyando toda su cola contra mi,la tome por la cintura ella se reincorporo y me pidio perdon algo sonrojada. Se me quedo en la cabeza esa sensacion de su colita apoyada en mi y me volvia loco. Ya terminando el juego le dije a mi hija que nos vayamos a casa que tenia ganas de bañarme en la pileta (mas alla de estar en 1 ciudad con playa me gusta mucho mas la tranquilidad de una pileta privada. por eso tengo una piscina pequeña para disfrutar de la tranquilidad de mi casa) en eso me dice "papi, puede ir pricila a casa con nosotros?" le respondi q no se puede por q ella tendria q pedirle permiso a sus padres y como no ns conocen no la dejarian. Ella dijo que no habia problema y si la podiamos acompañar a pedir permiso... Sinceramente dude mucho pero bueh... La cara de mi hija me pudo... Le pregunte donde vivia y resulta a vivia a la vuelta de nuestra casa. Fuimos y afuera de la casa habian dos mujeres y un hombre de unos 30 años tomando mates. Cuando llegamos salude la nena me presento a mi y a mi hija. El hombre era el padre. Y las mujeres su madre y su tia. Pidiendo permiso.El padre me pregunto sobre la situacion y le dije como habia ocurrido todo. Solo se rio y me dijo "tipico de niñas, consiguen amigitas enseguida" me pregunto donde vivia le dije que estaba a la vuelta de la esquina y la madre y el padre optaron por dejarla... Ya en mi casa fuimos al patio trasero. Y mi hija me dice q se va a poner la maya q entremos con pricila entramos pero la nena pensando q era ondo no se animaba la ayude a entrar aupa mio mientras aproveche sinceramente a tocarle la cola. Ya en el agua ella me empezo a salpicar con mucha confianza y nos pusimos a jugar ella me tiraba agua y no le respondia. En un momento ella se abalanza hacia mi abrazandome y diciendome "gracias por dejarme venir a jugar con pilar" en ese momento del abrazo ella me da un Piquito q me dejo anonadado. No pude reaccionar ni nada. Solo me exite de una manera q nunca antes me habia pasado. Estaba con la Pija totalmente dura y y me daba miedo q ella se diera cuenta. En eso sale mi hija entra a la pileta y se ponen a jugar yo procedo a salir y tirarme en una toalla en el piso a tomar sol y a pensar en lo sucedido.. No entendia si lo habia hecho a proposito o solo por inocencia pero eso me generaba mucho morbo y exitacion. Al rato salen las 2 de la pileta y se acuestan a mi lado hablando sobre sus juegos favoritos y demas. Me paro para ir a buscarme algo fresco para tomar y al pararme veo a las 2 boca abajo charlando y me quedo maravillado con las nalgas de pricila redonditas y brillantes por el agua y el reflejo del sol en eso desvio la mirada y le veo las nalgas a mi hija aun mas redonditas y formadas q las de pricila. Me sorprendi ya q como el padre nunca la habia mirado. Pero el morbo del momento me llevo a mirarla con exitacion y lujuria. Vuelvo con una gaseosa y le combido a mi hija y a pricila. Le digo q mi hija q tiene q bañarse y q luego acompañariamos a pricila a la casa. No muy contenta se fue a bañar. Entramos con pricila a la casa ya en el salon nos sentamos en el sillon y puse las noticias para distraerme 1 rato. No podia sacarme la imagen de las nalgas de pricila y mucho menos las de mi hija de mi cabeza. En eso Pricila me pide 1 toalla para secarle le doy una que estaba en el sillon y me pregunta si le molestaba q se saque la maya para secarse, q ella en su casa se secaba asi. No podia creerlo esa niña q me estaba volviendo loco me estaba preguntando si podia quedar totalmente en bolas adelante mio. Obviamente le dije q si. Mientras se sacaba la maya yo miraba el espectaculo q parecia un sueño. Ese cuerpecito bronceado, Esa conchita chiquitita a la cuals e le notaban los labios y me ahbia exitar aun mas ese pecho plano con sus hermosos pezoncitos, era perfecto. Y nose por q pero de mi boca salieron las palabras "Queres q te ayude a secar?" nose por q dije eso y me estaba arrepintiendo y la nena justo me dice "Bueno mi mama siempre me seca ami en casa nunca lo hago sola". Agarre la toalla y le empeze a secar todo su cuerpecito al llegar a sus nalgas aproveche para masonearla y ella no decia nada... Ya ahi aproveche la situacion y le pase la toalla por su conchita se la hiba refregando con muchas ganas y veo q ella se empieza a poner colorada y se le agita la respiracion. Le pregunto "Te gusta?" a lo q me responde "se siente lindo" la traje hacia mi la sente encima mio pero mirando hacia adelante. Y la empeze a mastubar pasandole mis dedos por arriba de sus labios. Ella no decia nada. Solo seguia suspirando, en eso veo q tensa todo su cuerpo y empieza a temblar... Habia llegado al orgasmo! No lo podia creer! En eso me corta todo placer cuando mi hija me grita desde el baño q se habia olvidado una toalla. Viendo la situacion le dije a Pricila q no le contara a nadie eso sino no la dejarian volver a casa a jugar con Pilar, me dijo q esta bien q no contaria nada le pedi q espere q apenas se salga Pilar iriamos a su casa sonrio y me dijo q "Esta bien yo espero". Llevo una toalla al baño cuando entro me encuentro con mi hija desnuda esperando la toalla me quede paralizado viendo q su cuerpo era mucho mas desarrollado q el de Pricila incluso ella tenia unas diminutas tetitas q se asomaban de su pechito, su conchita toda rosadita con unos labios vaginales q le resaltaban para una nena de su edad y su carita con sus ojitos claros la hacian perfecta, le doy la toalla y le pregunto si quiere q la ayude a secar me dijo "bueno papi dale" esa frase me hiso exitar aun mas hise lo mismo q con Pricila, al llegar a sus nalgas aproveche a masonearlas no podia creer la colita dura y paradita q tenia mi hija! Luego le pase la toalla por la conchita varias veces y veo q su respiracion empieza a acelerarse. Se pone colorada y le pregunto. "Mi vida, te gusta esto?" a lo q me responde "Si Papi, es re lindo no pares" eso me puso a 10 mil. puse la toalla en el piso y le dije q se acostara sobre la toalla cn las piernas abiertas. Le dije "Papa te va a hacer una cosita si no te gusta me avisas y paro" me hace señas con la cara q si. Y hundo mi boca en toda esa hermosa conchita y empiezo a chuparsela y meterle mi lengua, mi hija empieza a gemir de exitacion y en menos de 1 minuto veo q empieza a temblar. Mi hija habia tenido su primer orgasmo! la ayudo a pararse y le cortaba mantenerse en pie, le temblaban sus piernitas! le dije q ese seria nuestro secreto le di 1 beso en la boca y le dije q se vistiera me abrazo muy fuerte diciendome "Te amo papi" Vuelvo al salon y veo a Pricila esperando. En me siento junto a ella esperando q mi hija se cambie asi acompañarla a su casa, en eso viene mi hija y me dice q le costaba caminar q le temblaban las piernas. Me di cuenta q el orgasmo habia sido mucho para ella. Le dije q no se haga problema q la lleve aupa hasta el sillon y le dije q acompañaria a Pricila yo hasta su casa. Me dijo q si y salimos con Pricila. Ya llegando a su casa veo a su madre afuera discutiendo por telefono. Cuando llego le pregunto q habia pasado q estaba tan furiosa y me dice "Tenia una salida programada con mi Cuñada la chica q viste hoy aka junto a su marido y el mio para divertirnos un poco, y la conchuda de la niñera me acaba de avisar ahora q no va a venir. como voy a conseguir alguien q cuide a pricila ahora" En eso pricila asi de la nada le dice "Me puedo quedar con Pilar en su casa a dormir y vos podes salir trankila" a lo q la madre le responde. "No hija no podemos molestarla a ella y al padre" en eso interfiero yo sin dejarla terminar y le digo "No hay drama. se puede quedar compartiria cama con Pilar y mañana a la mañana la pasan a buscar o la traigo yo si quieren". Era mi oportunidad de aprovechar la sitaucion y ver si podia llegar mas lejos. La madre con un brillo en sus ojos de haber solucionado todo dice "Esta bien. mi marido va a estar contento de q no tenemos q cancelar la salida" la mando a Pricila a buscar ropa para q pueda cambiarse. Esperandola afuera sale el padre y me dice "Gracias loco, disculpa q te jodamos asi pero nos re salvaste la salida" le dije "no hay drama mañana a la mañana o despues de comer la traigo si quieren" "dale dale muchas gracias, por cierto soy manuel" "no de nada. mucho gusto yo soy julian". Luego de eso salimos para casa. En esa cuadra y media fui pensando mil maneras de poder hacer algo cn Pricila y no sabia por cual opcion decidirme. Llegamos y mi hija estaba re contenta al saber la noticia.
Luego de comer le dije a las nenas q se fueran a dormir, la mande primero a mi hija a q acomode la cama para las dos. Cuando se va le digo a Pricila "pricila queres jugar de vuelta con migo como hoy?" y me dice "sisi me encantaria" eso me hiso sacar los colmillos automaticamente y le contesto enseguida "cuando pilar se duerma sali despacio te espero en el sillon de la sala para jugar solitos" sonrie me da un beso en la boca y se va a la pieza cn ella eso fue alrededor de las 10 y media de la noche. Me quede mirando television solo. eso de las 12 veo q pricila aparece en la sala en bombachita y le pregunto "tu pijama pricila" a lo q me responde "si vamos a jugar como hoy tengo q estar sin ropa o vamos a jugar diferente" No podia creer la pendeja ya sabia q le hiba a hacer! Le pregunto sobre pilar y me dice q dormia y la movio un par de veces para asegurarse q estaba dormida. Le digo q se suba al sillon le saco la bombachita y la dejo a un lado "vamos a hacer una cosa yo te voy a poner algo en la boca y vos tenes q chuparlo como 1 chupetin o un helado, luego de eso vamos a jugar igual q hoy" ella me dice q si. acostada en el sillon boca arriba sin ropa y con sus ojos tapados pricila ni se imaginaba q me esperaba! Me saco toda la ropa y le acerco la pija a la cara y le digo "abri la boca" ella abre los ojos como asustada y me dice "eso no me va a entrar en la boca" le respondo q no se haga problema q si va a entrar y q le va a gustar. Ella obecede al acto y le introdusco la cabeza y le digo q empieze a chupar. se me pone dura la pija en el acto y me acomodo para q quede derecho a su boquita ella le pasaba la lengua a la cabeza y la chupaba como si fuera un helado de paleta. Le digo q la tome cn las dos manos y empieze a moverlas! Era espectacular! Me estaba pajeando y chupando la verga! Intento meterle mas en la boca pero veo q no entraba. Cabe aclarar q me mide 22 centimetros y la tengo bastante gruesa. Le digo q abra la boca lo mas q pueda y q se la meta adentro. Veo q mi pija empieza a hundirse en esos hermosos labios de nenita!Le dije q hiba a salir un jugito calentito q cuando salga q se lo tome q le hiba a gustar. Ella sin poder responder siguio en lo suyo alrededor de 5 minutos hasta q senti q hiba a acabar. La agarre de la cabeza hise fuerza para hundirle mas mi pija en su hermosa boquita. tenia un poco mas de la cabeza adentro y me di cuenta q pricila tenia arcadas se estaba ahogando con mi poronga dentro de su boca! No pude mas y empeze a vaciarme dentro de su boquita. Con una mano la agarre de la nuca con fuerza para q no se la sacara. y con la otra le tape la nariz para obligarla a q se tragara todo. A pesar de q hacia fuerza para safarse ignore y segui vaciandome en toda su boca. Cuando termine se la saco y veo sus ojos llorosos su boca toda colorada con restos de semen. Colorada por casi ahogarse. Toda su boca enchastrada. Le pregunto "te gusto?" y me dice "si pero me duele mucho la boca ahora. y ese jugito calentito q salio era muy rico aunke era mucho y casi me ahogo" le digo "ahora te toca disfrutar a vos" no termine de decir eso q ya estaba en su conchita chupandosela y masturbandola al mismo tiempo. Luego de 1 rato veo q empiezan a temblarle las piernas y le pregunto si queria seguir o estaba cansada. Me responde q queria seguir q le gustaba mucho. Yo estaba encantado una nena de 8 años solamente para mi y le gustaba lo q hacia!
Le digo.. te gustaria probar otro juego nuevo? Aunke te puede doler 1 poco.. y me pregunta
"q hay q hacer en ese juego" y ahi le respondo "tengo q meter esto (le digo agarrandome la pija) aca en tu conchita mientras le pasaba dos dedos por sus labios" ella se quedo como pensando y me dice "esta seguro q eso va a entrar ahi? parece muy grande" y le digo "recien pensaste lo mismo y te entro en tu boca" se rie y me dice "es cierto tiene razon, jugemos"
la dejo asi boca arriba en el sillon, me pongo bastante salida en la punta de la pija y se la pongo en la entrada de su hermosa conchita virgen y empiezo a entrar. la abrazo y le digo q si le empieza a doler q me agarre de la espalda. siento q entra mas de la cabeza y me encuentro con su virginidad ahi apunto de romperse. siento q me empieza a clavar las uñas en la espalda, la beso en la boca y se la clavo de 1. se sentia hermoso haber desvirgado a esa hermosa nena! siento q lloraba y al abrir mis ojos veo sus lagrimas corriendo. freno y le pregunto si queria q pare. me hace señas con la cabeza q no y me vuelve a besar. la agarro asi como estabamos y la subo arriba mio sin dejar de penetrarla. queda ella sentada encima mio y empieza con el mete y saca. siendo q ella lloraba cada vez mas pero estaba gimiendo y disfrutando como 1 puta, luego de unos 15 o tal vez 20 minutos ella ya habia acabado varias veces yo sentia q cada vez estaba mas mojada y no podia creerlo. sin aguantar mas me vacie automaticamente adentro de ella, empezo a sentirlo por q abrazo y hacia mas fuerza como para q entre mas! la levanto y me doy cuenta q le habia entrado 1 poco mas de la mitad de mi pija adentro! se la saco del todo veo una mezcla de semen, sangre, fluidos de ella de todo. la llevo aupa al baño nos bañamos juntos. ahi dentro me chupo la pija 1 rato mas hasta acabar dentro de su garganta. Pricila me habia hecho acabar 3 veces en menos de 1 hora! nunca me habia pasado. salimos de la ducha la ayude a secar y cuando salimos del baño estaba pilar afuera. Sinceramente no sabia como reaccionar. Q decirle a mi hija estabamos los 3 en silencio y ella rompe el silencio diciendome "vi como jugaron todo el rato papi. por q no jugas con migo asi" le dije esperame aca mi vida. Lleve a pricila a la cama la acoste le di un hermoso y profundo beso me responde diciendome "lo quiero mucho julian" le dije "descansa y acordate q este es nuestro juego secreto, y tal vez ahora empezemos a jugarlo con Pilar tambien" ella sonrie y se desmaya del cansancio en la cama.. y con Respecto a q paso con mi hija al salir de la pieza... Bueno eso sera para el proximo relato.. espero q les alla gustado!

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 30 veces

Odio la infidelidadCategoría: Sexo infieles

Por Diana | 2015-01-26 06:20:02 | 0 comentarios

Odio la infidelidad y jamás le he sido infiel a mi marido con el cual tengo casada desde los 25 años y ya hace 20 de eso. Nunca le he sido infiel a mi esposo o al menos no voluntariamente. Aunque he tenido que sufrir algunos atropellos de parte de otros hombres por mis características físicas, desde joven he sido centro de atención de las miradas masculinas por mis curvas, pero ahora después de los 40 me he rellenado un poco más. Mi trasero es algo más grande y mis pechos también por lo que se ha acentuado lo que me dicen y las cosas que me pasan. Y ahí no sé qué hacer, no sé cómo evitar que me falten al respeto algunos hombres. Por eso ayer por la mañana, después que despedí a mi amado esposo que se iba a trabajar, no volví a la cama, ya que siempre a esa hora me toca el timbre Don Jesús, el viejo degenerado de la casa 24. También me quite el camisón que uso para dormir, pues ¿para que ser recatada con alguien que te chupa el coño todas las mañanas?. Así que me quedé esperando al lado de la puerta, usando solo un cahetero semitransparente.

Hoy no me tocaba ir mi trabajo, así que no tenía prisa, sonó la campana de la casa y di un saltito en mi lugar por los nervios, me apure a abrir la puerta. Ahí estaba Don Jesús, la misma expresión lasciva de siempre. Le hice seña de entrar moviendo rápidamente mi dedo índice, cerré la puerta y sin mediar palabra me encaminé, como todas las mañanas a mi alcoba , con el asqueroso tipo detrás, toqueteadome las nalgas mientras me decía cosas sucias sobre mi anatomía.

Me quite la única prenda que vestía, quedando en una completa desnudes e indefensión y me acosté de espaldas, con las piernas recogidas y bien abiertas, resignada ya a esta vejación cotidiana en la que Don Jesús comienza por comerme el coño bien comido.

Recuerdo la primera vez que paso. Don Jesús me ayudó a cargar desde la entrada de nuestra unidad las bolsas de las compras que había traído del supermercado. Yo vi algo sucio en la forma en que miraba mis pechos los cuales iban bamboleándose dentro de la playera debido a la falta de sujetador, pero no podía dejar de agradecer su gentileza, además de que no me pareció extraño ya que a menudo los hombres se queden mirando mis senos debido a su tamaño. Pensé que el pobre hombre no era culpable de la cara de viejo caliente que tenía y no le di importancia.

Pero me equivoqué. Apenas cerré la puerta y dejamos las bolsas sobre la mesa del comedor de mi casa, Don Jesús me empujó hasta el sofá, y sin más, de un tirón desde los dos extremos de mis caderas me bajo los pants y la tanga al mismo tiempo dejándolos hasta mis tobillos. "¡Pe-pero, qué hace!" le pregunté alarmada. "¡cállate, puta!" y tacleándome mientras se sostenía de mis desnudas nalgas me hizo caer de espaldas sobre el sofá y enterró su cabeza entre mis muslos para comenzar a besarme la intimidad. "¡¡Don Jesus…!!" exclamé, presa de la mayor de las alarmas. Y también presa de sus manos que me tenían completamente atrapada. Su lengua había comenzado a hurgar en mi intimidad. "¡¡… Don… Je…sus… !!" repetí un poco agitada por la vergüenza que me estaba produciendo la situación. El hombre tenía la lengua muy gorda y larga y la movía con una sensualidad insospechada en un hombre de aspecto tan vulgar. Lamía en círculos en el interior de mi vulva acariciándome los labios menores, la entrada de la vagina, el perineo y ano y con los pelos de su bigote me rozaba el clítoris produciéndome unas sensaciones que me hicieron ruborizar, llego el momento en que decidí quitarme los tenis para deshacerme de los pants y la tanga que le impedían completo movimiento a ese bruto lascivo.

El desgraciado me tenía bien atrapada y estaba abusando de la situación. Sentí que sin el menor decoro, mi coño se estaba llenando de jugos. Así es, los coños no son decorosos, y tragando saliva tuve que reconocerlo con la mayor vergüenza. Pero yo sí que tengo decoro. Y aún con la respiración cada vez más agitada, decidí apelar a su sentido de la ética. "¡No… si… ga… Don… Je…sus…! ¡Yo… soy… una… mu… jer… ca… sa… daaa!" La voz se me quebraba un poco por las sensaciones que estaba sintiendo. Ahora su lengua se alargaba lamiendo las profundidades de mi vagina. Y sus dedos se habían engarfiado en mis caderas. "¡Y… es… toy… ena…mo… ra…da... de… mi… es… po… sooooo…!" Pero el hombre no hacía caso. Y ahora su lengua se estaba ensañando con mi clítoris revoloteando como si de las alas de una mariposa se tratara. Mi cuerpo había comenzado involuntariamente a temblar. Con mis manos agarré su cabeza parcialmente calva, para apartarlo tirando de sus casi completamente rasurados cabellos. Pero una extraña debilidad perdí la fuerza de los brazos haciendo la acción contraria, de manera que parecía que apretaba mas estrechamente su cabeza contra mi martirizada conchita.

Mi respiración estaba cada vez más y más agitada. "¡¡¡… noooh… don… Je..sus… !!!" protesté con la voz ronca. Pero el hombre había añadido succión y lengüetazos cada vez más rápidos sobre mi clítoris. ¡¡… qué sufrimiento… !! ¡Estaba soportando la mayor humillación de mi vida! ¡Yo, una mujer felizmente casada y amada por su marido! Y esa boca implacable y caliente en mis intimidades, vejándome de semejante manera… "¡¡¡¡… Don… Je…sus … no… me… ha…ga.. sen… tir… esas… cosas…!" le supliqué, pero el hombre, enfebrecido con mi coño, sólo respondió con un bramido ronco y prolongado como el de un oso. "¡… es… toy… muy… ena… mo… ra… de… fran…cis..co… y… él… nose… no… se… me… re… ce… ahh… ahhhh… aaahhhhhh… ¡¡¡¡aaaahhhhhh!!!!!" terminé en un largo gemido que fue casi un grito. Y me despatarré, quedando completamente desmadejada sobre el sofa.

A través de la neblina de mis ojos lo vi frente a mí, sin pantalones ni calzones y con su enorme verga empalmada oscilando ante mis ojos. ¡Ay, Dios mío! Pensé para mis adentros. ¿Qué me espera ahora? Pero Don Jesús no tenía en sus planes poseerme. En cambio se subió al sillón con gran agilidad y comenzó a frotar su duro y caliente tolete por toda mi cara haciendo que se me pusiera piel de gallina. Me frotó con su caliente erección, los huecos a los costados del cuello, y las mejillas, la boca y la nariz, la frente y los parpados y no pude evitar sentir su fuerte olor de macho dominante, y mi cuerpo recomenzó con sus temblores. Después de pasármela por toda la cara, incluyendo las orejas, el muy bestia me jalo hacia el al piso se sentó sobre mi estómago, y levanto la tela de mi tank top con tal furia que la desgarro dejándome con las tetas al aire , acomodó su miembro entre mis chiches, y a mí se me saltaron los ojos al corroborar que su vergota abarcaba desde la punta de mi esternón hasta el inicio de mi cuello "¡Apriétame la verga con las tetas, puta!" me ordeno. Yo me quede inmóvil y entonces el tomo mis manos llevándolas hacia los costados de mis pechos para que con las tetas le cubrieran todo el nabo. Y moviendo su cadera hacia atrás y adelante comenzó a follarme el canal que formaban mis senos. El movimiento de folleteo en mis tetas era suave debido a que no se si por los nervios o lo caliente de mi cuerpo el canalillo de mis tetas estaba lleno de mi sudor.

Yo estaba cada vez más agitada y ruborizada. El ver aparecer y desaparecer ese enorme glande de entre la parte superior de mis tetas al ritmo de sus embestidas, me estaba poniendo fuera de mí. Cada vez que nuestros ojos se encontraban podía ver su sonrisa lasciva y eso me hacía subir el rubor cada vez más. "¡Yo sabía que eras una buena putita caliente!" decía con lujuria Y yo sentía el grosor de su caliente miembro entre mis senos y la presión que sus manotas imprimían a los mismos, y sentí que los ojos se me iban para arriba. Me sentía muy vejada por ese hombre con su terrible sonrisa y su más terrible vergon , mucho más grande que la de mi marido, pensé, y fue justo en ese momento, cuando estaba haciendo la comparación en la que mi marido estaba perdiendo, que de su glande comenzaron a salir gruesos chorros de semen que me cruzaron la cara, impregnando mi pelo, mejillas, nariz y parpados con su olorosa venida. Y entonces, sin poder evitarlo, me corrí sintiendo un fuerte espasmo que bajo por toda mi columna vertebral y se convirtió en un chorro de líquido saliendo por mi intimidad. A su vez algunos de sus chorros de semen inundaron mi boca que estaba abierta por el orgasmo que estaba experimentando lo cual intensifico mis sensaciones por el morbo que sentía al tener la leche de un hombre que no era mi marido en la boca. Y en ese momento se puso de pie y regó mi cuerpo, quede atónita de la cantidad de leche que podía salir de sus gordos huevotes, su venida me baño las tetas el vientre y mi peludito pubis.

"¡Desde la primera vez que te vi esperaba el momento de poder hacerme una rusa con tus tetorras , sabia que eras una zorra caliente. Y sabía que te ibas a dejar coger las tetas, como la puta que realmente eres!" No supe qué contestarle, porque tenía la boca llena de semen y, como no me atrevía a tragar, lo estaba paladeándolo con la lengua. Unos segundos después se limpió el semen restante con mi playera desgarrada y una vez que se vistió, recogió mi tanga del suelo, se la guardo en la bolsa trasera del pantalón y volteando antes de salir de mi casa me dijo: "¡Después de que se vaya tu marido, ya sabes lo que te espera por las mañanas putita!" Y salió por la puerta, dejándome encuerada, despatarrada, llena de su corrida y la mía y sin fuerzas para levantarme.

Pero reconocí que yo no tenía culpa alguna en lo que había ocurrido. ¿Qué culpa tiene una mujer tan enamorada de su marido, si un viejo perverso y asqueroso, aprovechándose de su muy superior fuerza, abusa de ella? Ninguna, me respondí. Yo no había hecho nada para provocarlo y no había tenido modo de detenerlo. La próxima vez que viniera, algo se me ocurriría para detener sus avances.

Pero no se me ha ocurrido nada hasta ahora. A la vista de su desagradable presencia, una extraña debilidad se apodera tanto de mi cuerpo como de mi mente, y lo he dejado hacer conmigo lo que ha deseado aunque hasta ahora no ha usado ni mi concha ni mi culo. Nunca le he contado a mi marido de estas vejaciones, porque podría interpretarlo como una infidelidad de mi parte. Y yo tendría que contarle acerca del tamaño de la verga de ese degenerado, lo que sería una humillación para él, y como lo amo tanto no quisiera ponerlo en esa posición tan humillante.

Así que la comida de coño por la mañana es algo acostumbrado. Es más; si no fuera porque eso sería infidelidad, diría que es una costumbre a la que me he habituado, al punto que cuando no se produce, tengo la sensación que algo me falta. Pero no lo digo, porque una esposa decente no debe acostumbrarse a cosas así.

Ese día cuando se fue el vecino me quedé tirada en el piso completamente desnuda. Tenía todavía las manchas de su semen fresco sobre los pechos y el pelambre de mi pubis, y una ligera sensación de insatisfacción. El viejo me había hecho alcanzar dos buenos orgasmo, e iba en camino del tercero, cuando él degenerado consiguió el suyo y se fue. De modo que cuando sonó nuevamente la campana de la casa, casi me alegre.

Había venido a completar el trabajo, pensé. Así que salté a abrir la puerta, no digo excitada, pero sí ansiosamente resignada. Y no me vestí pues ¿Qué sentido tiene vestirte `para un hombre que acaba de verte desnuda?

No era el viejo. Era el chico del agua. Un Joven de unos veintitantos, muy simpático y atlético y que me sacaba en altura unos 30 centímetros al menos, venía todas las semanas a cambiar los garrafones de agua vacíos por llenos. Yo había ya antes observado cómo se le quedaba viendo a mis pechos disimuladamente. Y estoy segura de que iguales miradas había recibido mi trasero cuando involuntariamente lo contoneaba cuándo caminaba frente a él para mostrarle la dirección hasta la cocina. El hombre nunca había intentado propasarse, porque sabía que yo era una mujer casada, y él como todo caballero sabia mantener su lugar.

Pero esta vez no. Cuando abrí la puerta de par en par estando completamente desnuda, se le saltaron los ojos como dos huevos fritos. Y se posaron sobre mis tetas manchadas con semen fresco. me dio tanta vergüenza que se me pararon los pezones de inmediato. Traté de taparme las chichotas que tantos problemas me han causado, pero mis manitas son demasiado chicas para semejante tarea, igual traté de cubrir al menos los pezones pero su mirada bajo hasta mi pubis, manchado también de semen. Viendo esto traté de taparme el pubis con mis dos manos, pero entonces mis tetones quedaron al aire, balanceándose. "¡Espéreme un momento joven, voy adentro a ponerme algo!" Y le di la espalda, aunque creo que él me siguió con la mirada viendo cómo se movían mis nalgas al caminar. La verdad es que con los años se me ha hecho el culo más grande pero lo he tratado de equilibrar reafirmándolo con cientos de sentadillas, en ese momento no tenía modo de tapármelo así que solo camine con dirección a mi habitación sin poder dejar de moverlo. Sentí el ruido de la puerta de entrada al cerrarse. Y la presencia del joven detrás de mí.

El dormitorio estaba en una semi penumbra, de modo tenía que agacharme para identificar la ropa que se encontraba desparramada en el piso. Cuando me incliné para tomar una prenda que estaba junto a la cama sentí el pantalón del joven contra mis nalgas, y algo muy grande y duro presionando entre ellas. Me quedé helada, bueno "helada" no es exactamente la palabra, pero me quedé, como si esperara a ver que seguía, y lo que siguió fue que el chico me agarró con ambas manos los melones que en ese momento me colgaban por estar agachada. La situación me escandalizó, pero sus manos apretaban mis pezones de por si endurecidos y la circulación comenzó a fluir hacia ellos. Me enderece un poco poniendo mis manos sobre el colchón para no caerme por la presión que el chico ejercía con su paquete sobe mis nalgas y aun cuando pude apoyas mis manos y codos sobre el lecho conyugal mi culo quedo expuesto. Pude comprender al pobre muchacho, la situación lo había desbordado, no podía culparlo. La cuestión era como detener sus avances, ya que no soy de esas mujeres que engañan a sus maridos. Mientras intentaba pensarlo, El chico había inclinado su pecho sobre mi espalda y había comenzado a besarme el cuello, mientras su paquete se refregaba contra mi culo y sus manos seguían haciendo maravillas sobre mis sensibilizados senos.

Naturalmente, todo esto me hacía difícil el concentrarme en mis pensamientos. "Joven" comencé con la voz un poco agitada por la respiración, "no debe de interpretar mal la situación…" y entonces sentí la piel desnuda de su paquete directamente en contacto contra la rajita de mi culo. Era un atrevimiento de su parte, pero no sabía cómo decirle, ya que su aliento en mi cuello me producía extrañas sensaciones que reducían la fuerza de mis piernas y aumentaba la humedad de mi papaya. Y ni hablar del masaje que me estaba dando en las tetas. Así que abrí la boca, pero no me salió nada: el nabo del muchacho se había colado entre mis muslos y estaba frotando directamente los labios mayores de mi vulva, separándolos en cada nuevo envite hasta alcanzar a tocar con su cabezón mi sensible clítoris. Lancé un "¡Hoohhh…!" no muy adecuado para desanimarlo. Y me quedé centrada en las sensaciones que su miembro me estaba produciendo con sus frotaciones.

Pensé que él podía mal interpretar esas vacilaciones mías, así que con un esfuerzo de concentración volví a mi mensaje: "No siga joven, que soy una mujer casada…" la voz me salió un poco baja, de modo que no supe si me había escuchado o no, pero cuando intenté repetir el mensaje en un tono más alto abrí un poco más las piernas para tomar fuerza, levante ligeramente el culo y ahí fue cuando la cabeza de su pene encontró la entrada de mi vagina y comenzó a penetrarme lentamente. La verdad es que los jugos que salían de mi indiscreto coño y que a estas alturas ya resbalaban por mis muslos se lo estaban facilitando bastante. Y nuevamente me estaba costando concentrarme para encontrar las palabras. Para colmo de males, mi cuerpo que tomaba Decisiones por cuenta propia, se había parado de puntitas girando más mis caderas hacia el muchacho permitiendo de esta forma que toda su erección penetrara profundamente en mi vagina. Sus manos seguían acariciándome las tetas y los pezones. Y sus besos calientes en mi cuello aportaban también su cuota en cuanto a distraerme. Pero lo intenté de nuevo. "Jo…ven… no … sea… ma…lito …, yo… amo… a… mi… es… po…sooooo… “Pero el muchacho había aumentado la fuerza de sus embestidas, haciéndome sentir su verga hasta llenarme toda y al mismo tiempo golpeaba rítmicamente mi clítoris con sus enormes y peludos huevos.

La situación era inadmisible. Aquí estaba yo, desnuda apoyada sobre el lecho conyugal, mientras que este chico ¡me estaba cogiendo como jamás mi marido lo había hecho! Pensé en mi amado Francisco, que si bien no tenía una verga tan grande como la del joven que me estaba cabalgando ahora mismo, si era mi único amor. Pero no lograba recordar la cara de mi amado esposo, y en su lugar aparecía la imagen de la deliciosa herramienta que sentía serruchando dentro de mí y que no había visto todavía.

Naturalmente, no podía permitir que eso continuara, ya que aceptarlo hubiera sido consentir una infidelidad. "¡Basta, Joven…! ¡No… si… ga… co… gien…do… me… no..si…ga ...me…tien…do…me…la...ver...ga...co…mo…a…una…pu…ta…ba…ra…taaaaaaa….así… asíiiii… ahh… aahhh… aaahhhh… aaaaahhhhh!" y contra toda mi voluntad me corrí mientras las paredes de mi vagina saboreaban el hermoso invitado que las visitaba. El chico se corrió entonces espectacularmente dentro de mí. Sus chorros de leche salían con tal intensidad que parecía que nunca iban a terminar, llenándome de un calor delicioso todo el interior de mi hambrienta concha. Y otra vez, involuntariamente, volví a venirme tanto que parecía que estaba orinándome.

Bueno, por lo menos la tortura había terminado. Y yo no le había sido infiel a mi querido Francisco, porque todo había ocurrido contra mis mejores intentos de impedirlo.

Me quedé jadeando todavía, aunque un poco alarmada, porque su tranca seguía tan parada como antes de metérmela.

Me di vuelta para tranquilizar al muchacho de la culpa que debía estar sintiendo. Al fin de cuentas lo habían dominado las hormonas y además parecía que hacía mucho tiempo que me traía ganas. "Joven" le dije, sintiendo su erecto nabo contra mi vientre, mientras cariñosamente le pasaba un mechón de su largo cabello por detrás de la oreja y tímidamente acariciaba su mejilla "no debe culparse por lo que ha ocurrido… no fue culpa de ninguno de los dos…" Pero no puede seguir esto, El chico atrapó mi boca con la suya y sus fuertes manos apretaron y separaron mis nalgas levantándome del piso y dejándome suspendida en el aire. Para no caerme rodee con mis piernas su cadera y así comenzó el más apasionado beso que jamás me hubieran dado. Su boca rodeaba la mía apretándola mucho, mientras su lengua recorría el interior. Mi lengua se prendió a la suya en una alegre respuesta, y no sabía cómo hacer para detenerlo. Sentí su erección muy dura y caliente creciendo debajo de mi coño y culo, me bajo lentamente y sin dejarme de besar comenzó a acariciar mí, espalda, cintura, culo, tetas y finalmente mi palpitante vulva. Debe haber sido un beso que duro 10 minutos, no miento. Y yo sentí que perdía la cabeza. No supe bien cuando ni como mi mano se prendió a su tranca, pero en cierto momento me di cuenta de que estaba agarrándosela, sobándola y masturbándola con mucha pasión.

Pero entonces pensé en mi marido y aunque no lograba recordar bien su cara, el pensamiento me libró de la culpa. El beso era tan intenso que empecé a escurrirme nuevamente. Por eso no sé muy bien cómo fue que llegamos a la cama y aunque estábamos frente a frente, él en vez de meterme su vergota por mi coñito, comenzó a trabajarme el culo para penetrármelo. Entre los jugos que manaban de mi coño, los que emitía su verga y los restos de semen que la embadurnaban, no le costó vencer la resistencia de mi ano y clavármela hasta la base de su vergota. Su abdomen frotaba mi clítoris y las ricas metidas y sacadas que me estaba dando este apasionado macho, hicieron que tuviera que recurrir muchas veces al recuerdo de mi amado esposo para no incurrir en pensamientos de infidelidad.

A veces me olvidaba que era lo que estaba tratando de recordar, porque entre los empellones del cabrón que me estaba partiendo el culo y las sensaciones que me producía mi propia mano frotando mi desesperado coño cada vez más excitado me desconcentraban un poco, pero creo que en conjunto logré mantener los pensamientos de pureza en menoscabo de los pecaminosos. Cuando mi macho comenzó a aumentar el ritmo de sus vaivenes comencé a correrme una y otra vez, hasta que en la frenética serruchada final me quedé abrazando su culo con mis piernas mientras los poderosos espasmos de mi vagina me libraban de toda conciencia. Afortunadamente pude sentir como su poste me llenaba por primera vez los intestinos de leche calentita y espesa y eso desato en mi un orgasmo tal que quede desvanecida.

Nos quedamos así un buen rato, tendidos, él sobre mí y su herramienta clavada profundamente dentro de mi culo, haciéndome sentir deliciosamente ensartada. Sentía los latidos de su corazón sobre mi pecho y a través de su verga también los sentía dentro de mi culo, El muchacho comenzó a comerme la boca nuevamente, pero después de unos minutos procuré detenerlo cariñosamente diciéndole. "Corazón, corazón, recuerda que solo podemos ser amigos, ya que soy una mujer casada y fiel a su esposo." El chico emitió un gruñido de asentimiento y sacó su verga de mi culo, pero para clavármela en el coño.

"Así está mejor", le dije, "ya que el coño es más legal que el culo", El cabronazo gruñó nuevamente. Y comenzó a bombearme nuevamente ante lo cual tuve que recurrir muchas veces a la algo desdibujada imagen de mi marido, … ¿Cómo era que se llamaba…? …Ah, sí: Francisco... ¡¡Noo, Francisco!! Y a la cuarta o quinta vez que me corrí, comprendí que lo que estaba haciendo estaba mal. De un salto me desensarté, y me quedé mirando el poderoso rabo de mi follador, que se sacudía solo, en el aire. Él pobre no tenía la culpa de semejante potencia viril. Y compadecida de su situación lo puse de pie y me arrodille para comenzar a besar la cabeza de ese poderoso animal que apuntaba desafiante a mi cara. La idea era aliviarlo, sin incurrir al mismo tiempo al pecado de la infidelidad a mi amado cónyuge. No me resultó desagradable, tal era la simpatía que sentía por este muchacho. Hasta diría que el olor me mareaba un poco, le recorrí toda la vergota de la raíz a la punta muchas veces, con besitos y lamiditas. Y el pobrecito comenzó a gemir. Me daba pena su sufrimiento, de modo que le metí un dedo en el ano para distraerlo un poco de las sensaciones que yo misma le obligaba a sentir en el frenillo de su cipote al jugar con mi lengua como si fuera una mariposa, después de un rato de jugar con su glande comencé a relajar la garganta y tragar lo más que pude esa deliciosa paleta de carne, llego el momento antes de tenerla toda adentro que me hizo tener arcadas pero estaba decidida a ser una buena samaritana por lo que comencé a meter su verga en mi boca lo más profundo que podía, salivaba salvajemente por el esfuerzo, lo que me obligaba a hacer un ruido gutural y de chapoteo que me pareció que le resultaba altamente erótico a aquel buen muchacho, así seguí yo misma fallándome la boca con ese rico nabo, al tiempo que con mi dedito le iba masajeando la prostata. Hubo un momento que no soporte ver tanto placer en su cara por lo que me puse en cuclillas y abriendo mis piernas comencé a dedear mi conchita. La sensación de un pene que no era el de mi marido entrando y saliendo de mi boca, mi mano masturbando furiosamente mi coño y mi dedo penetrando el ano de mi follador hizo que me recorrieran deliciosas sensaciones en todo mi cuerpo que me avisaban que pronto tendría un fuerte orgasmo.

Me encantaba brindarle un servicio tan sumiso, como si estuviera adorando su verga. Y él debía estar creyendo algo así –¡el pobre estaría creyendo que yo lo hacía por gusto!- porque de pronto su estaca comenzó a dar sacudidas dentro de mi boca, y de su grueso glande comenzó a manar leche que tragué con gentileza, aunque fingiendo pasión para no herir sus sentimientos. Y finalmente se lo succioné para sacarle hasta la última gota sin dejar de tragar todo lo que me regalaba, finalmente era mi primer alimento del día y una buena esposa no debe de desperdiciar ningún alimento que se lleve a casa. Y sintiéndome una real bienhechora procuré recordar la imagen de la cara de mi amado esposo, pero no lo logré. En vez de eso, de un modo totalmente inesperado, me vine abundantemente sobre mi mano derecha que no paro de marturbar a mi conchita durante todo el proceso.


Ya más tranquilos y tumbados sobre mi lecho conyugal mientras jugaba con su tranca medio parada entre mis manos, le expliqué lo de mi fidelidad, y por qué yo nunca había engañado ni engañaría a mi marido. Inesperadamente la tranca volvió a ponérsele dura, y contra todas mis protestas y expectativas me ensartó nuevamente, luego de ponerme de perrito, abrió los labios de mi vulva con sus manos y penetro profundamente mi coño para cabalgarme como a una yegua salvaje. Su pelvis rebotaba contra mis redondas pompis con gran entusiasmo sus bolas golpeaban deliciosamente mi clítoris en cada encajada de verga que me daba y sus palmas golpeaban mi culo con fuerza al tiempo que me decía muchas barbaridades. Pero esta vez no tuve un orgasmo, el que tuvo todos los orgasmos fue mi cuerpo, ya que yo estaba ausente, sumergida en un mar de sensaciones por cuya superficie pasaba a ratos una fotografía algo borrosa que bien podría haber sido de mi amado marido, aunque en esos momentos no recordaba su nombre.

Cuando regrese a mí, mi joven amigo estaba echado a mi lado, mirándome con cariño y admiración. "¡Eres la puta más puta que he conocido…! Podrías ganar una fortuna, si te dedicaras a…" Lo detuve en seco…” Es mejor es que no me tutee, Joven, conviene mantener las distancias. Por el qué dirán, ya sabe.

Asintió y se levantó para irse a dar una ducha, después ya vestido cogió unas bragas que encontró en el suelo y me limpio suavemente el coño con ellas para después oler el perfume de mi sexo y guardarlas en la bolsa de su pantalón. "Vuelvo el próximo jueves", me dijo desde la puerta.

Eran ya las cuatro de la tarde y decidí tomar una buena siesta, me la merecía por tanto esfuerzo. Pero antes recogí el cuarto cambie las sabanas y me duche el cuerpo, la vagina y el ano borrando todo rastro de esa terrible vejación que había vivido. Cuando finalmente me puse a buscar en el cajón de mis pantaletas alguna para ponerme, me di cuenta que apenas en dos semanas había perdido de alguna extraña manera más de la mitad de ellas. Hice cuentas y me faltaban ya 16, que raro pensé, ¿será que el señor de la lavandería se queda con ellas? Bueno la siguiente vez que vaya a lavar la ropa le preguntaré. Y haciendo una anotación mental me dije, espero que ahora que vaya no tenga que aliviarle sus urgencias al pobrecito. Pero bueno si el me ayuda con mi ropa ¿porque no le habría de ayudar con sus continuas erecciones? Eso no es infidelidad es ser una buena vecina, como decía mi abuela hay que saber ser agradecida.

Y mientras me sumergía en el frescor de las sábanas recién cambiadas me sentí confortada por los pensamientos de inquebrantable fidelidad y pureza que me embargaban. Eso sí, antes de poder dormirme tuve que masturbarme varias veces, recordando los modos en que había defendido mi virtud ese día.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 8 veces

Hace mucho tiempo!!Categoría: Sexo Maduras

Por Hace mucho tiempo | 2015-01-25 15:14:59 | 0 comentarios

Esto ocurrio hace muchos años, yo ten dria mas o menos unos 23 años, hoy ya tengo 59.
Estaba en un parador de la playa cuando fui al baño a orinar. Estaba en pleno chorro cuando creo sentir que alguoien queria entrar, giro mi cabeza y veo que una Sra ingresa, no pude evitar que me viera con mi malla baja y disfrutando de la liberacion de mi porina . Ella quedo como inmovil mirando me mano que sujetaba mi pija, dijo disculpe y se retiro. Al salir ella estaba alli con otra Señora, yo calculo que ambas eran mayores de 50. Las dos me miraron con una sonrisa y me dejaron paso.
La cosa es que el dia continuaba en la playa y al rato las veo en la orilla del mar caminando hacia donde estaba yo, la verdad es que me daba verguenza crusarme con ellas, asi que preferi meterme en el mar y fui casi hasta donde el agua daba en mi pecho, alli me quede y las busque con mi vista, pero solo vi a su amiga, y en un instante veo que la primera mujer sale de abajo del agua casi a mi lado y al salir me sonrie y me dice: que sorpresa!! otra vez lo vengo a escontar, esto no debe ser casualidad.
Yo no sabia que decir, solo le dije, que si ella lo creia asi es porque asi seria, se puso frente a mi y con su mano derecha busco mi entra pierna y dijo:
-me dejar tocar para ver si es como lo que vi en el baño?
Las hormonas se pusieron amil la mira y dije:
-comp`ruebelo usted misma
-gracias por permitirme......mmmmmmmmmmm pero que armamento tiene mi amigo, estas preparado para una guerra?
-siempre que tenga con quien pelear
-bueno bueno, pero si quieres pelea yo te puedo pelear, salvo que no te interesen las peleadoras maduras
-nunca he peleado con una madura, pero que me puede ofreser la madura?
-mucha experiencia,pero con un cuerpo que ya ha pasado por muchas batallas
-pero sucede que algunas peleadoras maduras conservan un buen cuerpo, como tu caso
-me cuido bastante, a pesar de ser abuela
-sabes que si bien nunca pelie con una madura, menos aun con una abuela.... y ademas de experiencia que mas puede brindar la madura que se convierte en abuela?
-muchas ganas de pelear y por todos los frentes de batalla
-y cual puede ser el campo de batalla?
-el que vos elijas
-pues vallamos al baño y tengamos la primera batalla
-me gusta la propuesta
alli marchamos, cada cual por su lado. Cuando ella paso frente a su amiga, se detubo un instante , hablaron algo y continuo. Me meti en el ultimo de los baños y en pocos segundos entro y cerro la puerta.
La arrincone tras la puerta y desprendo la parte de arriba de su malla, salieron un par de tetas gordas, algo flojas pero hermosas, con los pezones bien parados, la abraze con una mano busque sus pechos y le di un beso en la boca que me respondio al instante, las lebguas se encontraron de una manera unica genial.
-aca tenes la madura guerrera, que le vas a hacer a esta abuelita
-sentate en el inodoro
asi lo hiso y me baje la malla y puse mi pija que estaba a mil en su boca, la comio entera, la cupaba de una manera unica y con una de sus manos me acariciaba las bolas, hasta que le dije: -me voy y ella continuo hasta sacarme toda la leche
se levanto y me dio un beso en la boca, sentia mi propia leche, luego me dijo al oido
-me dejastes muy caliente, pero ahora no puede ser...
-vamos a otro lado
-no ahora no, mejor ayuda un poco a mi amiga que esta afuera y arreglamos un encuentro entre los 3 para mas tarde en un lugar mas comodo
-pero tu amigo donde esta?
-alla afuera esperando que yo salga
-no pense que ella..
-ni pienses, solo amala por unos minutos, ella tiene necesidades y es muy vergonzosa
Ella salio y entro su amiga que se llamaba Edith. Yo estaba con mi malla por los tobillos y la pija media flacida despues de la acabada que habia tenido, pero al ver bien a Edith creo que se ma bajo mas aun. Ella era mas bien gordita, con un culo enorme y un par de tetas GRANDES pero su cara era lo mas lamentable porque tenia bastantes arrugas
Entro, y apoyo sus manos en mis brazos, me miro a los ojos y dijo:
-perdoname, no se que estoy haciendo aca, creo que debo irme
-esta bien, nadie te retiene
-pero es que...es que..
-que sucede?
-es que hace mucho que no toco a un hombre, y no se que hacer
-por mi no te hagas problemas
yo queria safar de alguna manera, en realidad a mi me gustaba Lorena, esa abuelita estaba muy linda y comia la pija muy bien y ademas estaba dispuesta a librar una verdadera batalla
Cuando menos lo pense me tomo del cuelloy me beso, no tenia otra alternativa mas que continuar con el beso, para que todo no saliera mal y me perdiera a Lorena. Asi que la bese y la gorda se calento, me tocaba todo me acariciaba la pija, me besaba y poco a poco me fue calentando, saco sus tetas enormes y me dijo mamales las tetas a esta abuela necesitada
-sos abuela?
-si y podria ser la tuya
-asi?
-si mi hijito tengo 63 años y estoy recaliente, chupalas por favor
y le hice casi, eran enormes y los pezones enorrrrrrrmessssssss. mi pija casi exploto, se puso durisima, ella se dio vuelta, bajo su malla y me dijo
-damela por el culo, haceme doler
su culo era enorme, se agacho y alli estaba su orificio, entre un par de nalgas enormes
puse la cabesita moje un poco la entrada y se la mande de un solo saque, la gorda sae estremecio y poco a poco se movia al compas de mi ritmo, asi llego el momento que se dio cuenta que yo acababa y me dijo
-damela todo esa leche hijito y asi lo hice
despues de acomodarnos y besarnos nuevamente, nos pusimos nuestras mallas y elle salio, pude ver que Lorena estaba esperandola, luego sali disimuladamente
y cuando marchaba hacia el mar estaban las dos charlando, fue en ese momento que me di cuenta que no habia arreglado nada para mas tarde, asi que me quede cerca de donde ellas estaban, pero en uan de esas veo que se dirijen a una carpa donde habia un par de hombres mayores, algunos jovenes y algunos niños. Me dije, sonamos a esta abuelita la perdi y me fui al mar. La verdad es que la tarde no habia sido tan aburrida, al menos habia roto la mala racha que traia, ya que hacia un par de mese que no tenia una mujer para mi.
Estaba en la orilla del mar y veo que venian las dos en mi direccion, Edith se detubo y Lorena se acerco, se estuso espalda con mi espalda y con mucho disimulo m e dijo:
-y donde tenes el campo de batalla para una batalla final?
-Solo puedo ir a un Motel
-nosotras nos vamos a ir a la casa y saldremos solas, diremos que vamos a caminar, donde te podemos encontrar
-yo estare en mi auto en la esquina de la catedral, te queda bien ese lugar?
-cerca de la casa pero la familia aun estara en la playa
-alli las espero a las 18hs
-muy bien señor, alli estaremos
lo que sucedio despues sera motivo de otra historia


-

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 13 veces

Tuve sexo con mi prima de 16 añosCategoría: Sexo en familia

Por Jose Juan Martines | 2015-01-25 09:21:28 | 0 comentarios

Era un Sábado por la tarde y pues yo acostumbro a pasar los fin de semanas con mi tía en su casa, un día normal de sábado mi tía junto a mis primos tuvieron que ir a comprar cosas para la casa y me dejaron la responsabilidad de limpiar la casa junto a mi prima de 16 años, yo desde luego tenia 19 pero desde algunos días mi prima me empezó a atraer de una manera muy excitante ya que es morena, alta, de pechos promedio un poco grandes por que anteriormente ya se los había visto por accidente y culo apretado, Hay algo que igual y creo que es un fetiche mio que me encantan las mujeres con brazos delgados y mi prima tenia eso, era delgada con brazos muy definidos y delgados y algo teto na que eso era lo que mas me excitaba de ella. el chiste es que daba la casualidad que unos 3 días anteriores había sido su cumpleaños y pues en ese sábado mientras limpiábamos trataba de hacerla reír y divertirla lo cual si logre hacer, le simpatizaba mucho a mi prima pero yo buscaba ya cualquier pretexto para poder tocarla, entonces me acorde de lo de su cumpleaños y le dije " te debo un abrazo por lo de tu cumpleaños" ella acepto y la cargue y la abrase, me excite mucho sentir sus pechos en mi cuerpo y pues mientras tenia sus delgados hombros sujetados le di un pequeño beso en la frontera de la mejilla y la boca, entonces note que no se molesto y la bese otra vez y me dijo con su delicada voz "quiero probar algo" y me beso en la boca, estábamos en la sala y me pregunto que si era virgen, le dije que no y que yo ya sabia que ella tampoco, se rio y nos fuimos a su cuarto mientras la cargaba nos fuimos besandonos hasta llegar a su cuarto y nos besamos por un rato acostados en su cama yo encima de ella, traia una blusa rosita sin mangas y un poco escotado y despues se la intente quitar pero ella me dijo de repente "espera, ¿lo haremos?" y yo le dije que como ella quiera y ps me siguio besando y pues yo intui que era un si, le termine de quitar su playera y le quite su sosten, al fin pude tocar esas tetitas tan ricas y no dude y se las chupe un buen rato, ella por mientras me tocaba mis partes hasta que después ella se me levanto se puso de rodillas, se acerco a la pared y me la empezó a mamar, pude sentir su rica boca y lengua en mi, yo no lo podía creer y me agarro mi mano y se la puso atrás de su cabeza, le hice una coleta y empece a mover su cabeza para adelante y atrás mientras la mamaba, hacia ruidos tan ricos y de repente paraba y un hilo de saliva le colgaba de su boca a mi pene, siguió y pues agarre sus manos, las puse para arriba y con ayuda de la pared detenía su cara y yo se la empujaba mientras sus sexys brazos delgados dejaban ver sus tetas bien redondas y sus limpias axilas delgadas, termino de mamármela y me acosté en su cama de nuevo y se me subió encima, me costo un poco meterle mi pene en su vagina pero lo logre de poco en poco, primero la punta y ella gimió un poco y cuando se la metí totalmente hizo un gemido aun mas fuerte y dijo "que rico", ella saltaba mientras yo le agarraba sus tetas, se me acostó y la empece a besar mientras ella seguí saltando, duramos como 4 minutos. así y después la acosté y ahora me tocaba empujarla, ella solo gemía y debes en cuando gritaba pero me encantaban mas sus gemidos, le empece a besar su cuello y entonces después de 5 minutos la puse de 4 patas o de perrito y se la metí, Admito que esa posición no me gusto tanto pero como vi que si le gusto pues seguí por unos 3 minutos hasta que la monte pero viendo yo su espalda mientras ella viendo adelante donde se la metía y pues me costo algo meterse la en esa posición pero lo logre y pues esa posición fue la mejor, mientras yo la empujaba ella mas gemía y me decía que no parara y que le gustaba, sentía como su vagina se humedecía poco a poco y me apretaba rico, seguía gimiendo y me dijo que esa posición jamas en sus 2 veces anteriores que ya había tenido sexo le habían hecho y le encantaba, tarde como unos 15 minutos así y después se volteo para montarse como al principio, ya estaba a punto de terminar lo sabia así que duramos así otros 3 minutos mas mientras ella saltaba gemía mas y tenia sus brazos hacia arriba mientras yo le agarraba sus tetas, tenia su cuerpo brillo so por el sudor y sus tetas relucientes, ya me iba a venir y se la saque y de inmediato nos levantamos y me la empezó a mamar otra vez hasta que un poco de semen le salio en su boca, la otra mitad se lo tire en sus tetas, me siguió besando mi pene y un hilo de semen quedaba entre sus labios y mi pene, se trago mi semen que me salio en su boca y dijo que nos apuráramos a vestirnos por que no tardaba en llegar mi tía, nos vestimos de nuevo y pues tratamos de seguir arreglando pero como que estaba un poco apenada, ya por ultimo la bese por ultima vez y seguimos limpiando, mi tío y tía nos regañaron por que no limpiamos nada pero sin duda para mi valió totalmente la pena, sigo viendo a mi prima pero no hemos tenido la oportunidad de repetirlo mas si de besarnos debes en cuando, estas es mi historia.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 46 veces

Mi alumno de particularCategoría: Sexo Maduras

Por Nagore | 2015-01-23 15:02:28 | 0 comentarios

Todos los días a las 18:00 viene a mi casa David, un chico de 15 años al que le doy clases particulares.
Los jueves viene de entrenar al futbol y le dejo que se duche en casa y luego damos clase. Pero cierto día decidí no seguir con el plan establecido.
Le recibí en bata y cuando entro le acompañe al baño y le di una toalla para que se duchara. El se fue a la ducha y yo me quede en el pasillo.
Espere unos minutos y suavemente abrí la puerta y me asome. A través del cristal podía ver su joven silueta mientras se duchaba.
Me avergonzaba un poco estar observándole a escondidas pero que se le va a hacer, ya tengo 42 años.
Soy una mujer que mide 1.80cm , morena, 95-73-97 de medidas, 70kg.
Y allí estaba yo espiando, podía ver como su silueta se lavaba el pelo, el cuerpo...
Cerré silenciosamente y me quede esperando, al rato cerro el agua y salió a secarse.
Toque la puerta y entre. El estaba con la toalla a la cintura y pude ver su torso joven y duro aun mojado.
Me acerque a el y mirándole a los ojos le dije: Alguna vez as estado con una mujer?
el trago saliva y dijo que no con la cabeza mientras su cara se ponía muy roja.
Agarre su toalla y se la quite, el estaba paralizado por la situación asique me puse de rodillas y agarre su virginal pene con mis manos, saque la lengua y se la pase por todo su miembro. En menos de 30 segundos la tenia durísima asique llene mi boca de saliva y me la metí en la boca. De su boca salían un leves gemidos mientras yo con rápidos y certeros movientes me comía su pene.
No llevaba ni 2 minutos mamándosela cuando sus músculos se tensaron y con un gruñido de su boca anuncio el repentino final.
De su interior salió un rio de semen que me lleno la boca. Eso no fue impedimento para que siguiera mamándosela. La deje muy limpia.
Me puse de pie y le acaricie la cara mientras al oído le susurraba: Ven a mi cuarto

Entre en mi habitación con el detrás, me quite la bata y completamente desnuda me dirigí a la cama. Me tumbe y abrí las piernas mientras con el dedo le dije que se acercara. El obedeció y vino a mi. Agarre su cabeza y la dirigí a mi sexo, no hizo falta decir mas.
Su lengua escarbo en todos los lugares que encontró y yo no tarde en córreme.
Gracias al descanso sus fuerzas se reactivaron y su pene volvía a estar en marcha asique lo tumbe hacia mi y le dije que me penetrara.
Su joven pene entro en mi y me follo con un campeón.
Mas tarde el se tumbo y yo me puse encima , lo cabalgue mientras el se comía mis tetas. así estuvimos un rato hasta que finalmente eyaculo otra vez.
Fue un gran polvo.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 107 veces

Videos de niñas de 10 a 14 Años descarga mega ByFrank<--- FREECategoría: Sexo primera vez

Por asdjj | 2015-01-23 08:11:08 | 0 comentarios

PACK 2 VIDEOS NIÑAS DE 12 AÑOS:$
http://gca.sh/oNe6Q

Pass:
http://gca.sh/tBPog


PACK 3 Videos Año 2015 Latinas de 10 añitos culonas :D

http://gca.sh/Ec3W1
http://gca.sh/lLDiw
http://gca.sh/bmkdY

Pass:
http://gca.sh/t0wMD


Ultimo pack de el dia:

http://gca.sh/bFXJJ

Pass:

http://gca.sh/nWkVh


¿Como ver los archivos'?

Para ver los archivos debes abrir el link , darle en "skip ad" , verificar un pequeño y rapido "Captha".
Despues de esto estaran en sus deseados archivos subidos NADA MAS Y NADA MENOS QUE EN... MEGA!! :D

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 210 veces