Los 10 relatos mejor valorados

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Kim: Mi primita... Mi putita (V)

" Despues de una buena temporada fu...

sexo con mi sobrina de 9 años y sus lindas coletas

Bueno mi nombre es Raúl rengo 20 a...

Mi prima numero uno

Era verano cuando ella llego, soy p...

mis compañeros de escuela

me llamo alex tengo 8 años soy de ...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...



Ultimos relatos


mi novio y mis piesCategoría: Sexo en familia

Por Naomi | 2015-03-01 12:03:02 | 0 comentarios

Hola mi nombre es Naomi soy de Peru tengo 18! Mido 1m65 cm pelo medio largo lasio, tengo senos normales y una pompis bien paraditas.
Mi historia es sobre el afecto que le tiene mi novio a mis hermosos pies, mis pies son chiquitos talla 36 ! Un dia notaba que mi novio me miraba mucho mis piesitos y yo todo coqueta le dije, que tanto miras te gustan mis pies? Y el me responde pues si, son muy bonitos entonces le dije a ver dame unos masajitos el agarro uno de mis piesitos y. Lo empezo a sobar primero mi taloncito luego la planta y por ultimo mis deditos, se sentia rico y yo le decia asi bebe que bien se siente! Me sentia relajada y a la vez excitada! Me excite hasta tal punto que le dije mi amor te gustan mis pies no? Te gusta mis piesitos chiquitos no? Y el me dice si mi amor me fascinan, y le dije entonces los besarias mi amor? El me queda mirando con una mirada picara me responde esta bien amor pero no te los voy a besar te los voy a chupar! Y empezo metiendose mi dedito gordo a la boca, luego chupaba mi talon mi planta y los deditos! Yo estaba a mil ! Solo gemia y decia sigue mi amor sigue no pares lo haces tan bien! Yo ya estaba mojada! Y con mi otro piesito empeze a tocar el bulto que tenia en su pantalon, estaba muy duro! Agarre y le dije mi amor sacate el pantalon te dare un premio se bajo todo y salto sus 18 cm de pura carne, empeze a masajearlo con mis dos pies!! Practicamente lo masturbaba, no se si lo hacia bien, porque era la primera vez que lo hacia, pero la cara que ponia mi novio me hacia saber que si, estuve unos minutos cuando solto chorros de semen y todo callo en mis pies lleno de semen.
Luego les cuento mas ;)

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 12 veces

pagando la deuda de mi sobrinoCategoría: Sexo Maduras

Por maria | 2015-03-01 04:24:00 | 0 comentarios

Hola, ya tenía rato sin contarles de mi vida sexual. mi nombre es Maria, tengo 37 anos tengo unas buenas nalgas y tetas grandes ya un poco caídas. soy blanca y medio baja de estatura. Hace varios meses un sobrino se vino a vivir conmigo por motivos de estudios universitarios. Si aveces he sido un poco coqueta con él dado que me gustan jóvenes pero mas aya de eso no habíamos llegado. Un día normal mi sobrino Martin estaba en la casa, ese día no tenía que ir a estudiar. Me fui a trabajar como de costumbre pero ese día no me lleve el auto por que le encargé unos mandados cerca a mi sobrino, aun sabiendo que no tenía licencia.

Mi sobrino Martin al solo salir del edificio chocó a otro carro. El dano era cosmético pero igual tenía que hacerce cargo. el hombre quien choco se llama Alberto. un hombre de 27 anos, negro, atletico, alto. Mi sobrino se intimido un poco al ver que Alberto estaba muy molesto cuando le dijo que no tenia licencia y mi seguro expiro. Martin me llamo y me dijo sobre que fue lo que paso e inmediatamente fui a la casa a resolver el asunto.

Estaba bastante estresada y no sabia realmente como salir de ese inconveniente. Cuando conoci a Alberto en mi mente si pense que era atractivo y trataba de ponerle una sonrisa para que se calmara. Le indique que hibamos a resolver el asunto pero que subieramos al apartamento que sería más comodo que me daba un poco de pena con los vecinos y hacia demaciado sol. le explique que en el momento no podía pagarselo y el se molestó, me indico que si tenía algun artículo de valor y mencionó la tv y la laptop. Le indique que por favor no, que la uso para trabajar. Ese comentario ya lo enojó más. Me dijo que va a tener que cobrar la deuda en carne, que parece que es la unica forma que puedo pagarle. Vi a mi sobrino bien enojada y le dije: mira lo que tengo que hacer por ti.

Alberto al escuchar eso dijo que era una excelente idea, que se cogieran a su tía enfrente de él para que aprenda a ser más responsable. Yo accedio a tener relacion con él siempre cuando libre la deuda. aun asi se llevara el tv. y le dije que negociaramos eso, y empeze a bajarle el pantalon. mi sobrino obediente se sento en el sillon y nosotros estabamos en el sofa cama.

Le empeze a chupar el pene que se puso durisimo, era enorme! sabía que disfrutaria eso, ya tenia rato sin sexo. se desvistió completico rápidamente y me quito mi vestido de una vez. empezo a manosear mis tetas grandes ya un poco caidas.

Alberto: mira chiquillo, esta es una mujer de verdad y agarraba mi culo y se lo exhibia a mi sobrino. abrio mis nalas y mostraba mi vagina y empezo a meter un dedo. quiso que se lo empezara a mamar alado de mi sobrino ya totalmente desnudos.

Me exitaba tener esa verga negra grande en mi boca, lo masturbaba y miraba a mi sobrino.
Maria: te voy a dar las mamadas de tu vida, te gustan las tetas grandes?
Alberto: si sra maria hagame una rusa
maria: sus deseos son órdenes.
Empeze a surrar mis tetas por su pene
Alberto: ya es momento de penetrarte, ponte en cuatro
maria: tienes condón?
alberto: no y no me importa te voy a coger asi mismo
Violentamente me puso en cuatro y metio su pene en mi vagina ya super mojada.
Alberto: eres toda una puta, andas toda mojada y te dejas coger sin condon, enfrete a tu sobrino
maria: ya andaba en extasis cuando me volteó y empezeo a cogerme en misionero
maria: dios, ufff mmm lo haria hasta de gratis, mira como mis tetas rebotan para ti .
bombeaba durisimo, realmente disfrutaba
alberto: quiero cogerte bien rico muchas veces
maria: pues haz tu buen trabajo y serás recompensado

saco su pene, pense que queria venirse. pero no. cogio una silla y la puso enfrente a mi sobrino y se sento dandole la espalda a mi sobrino y me dijo: montatte mirandolo a el

empeze con el sube y baja , ya me habia corrido. anda sudada y sedienta de mas. veia a mi sobrino con lujuria a ser penetrada por un negron.
Maria: agarra esas nalgas, que son tuyas
alberto: uff que puta , eres la mejor.
maria : entonces no te llevaras la tv verdad. mientras me bajo y lo miro a los ojos mientras le masturbo el pene y chupo como una goloza.
alberto: no me la levo si haces otra posicion conmigo y me dejas correrme donde quiera
maria: acepto

me dije que me ponga encima denuevo pero alrevez, para que mis tetas reboraran en la cara de mi sobrino y se viera como penetraba hasta el fondo.
nadamas fue de ensartarlo un minuto y me corri denuevo
maria: y papi donde quieres venirte
alberto: adentro tuyo para que no se te olvide.
maria: leiste mi mente, amo el semen adentro
alberto: eres toda una puta y regresare por mas, de alguna manera tienes que pagar tu carro
maria: entonces prename!!!!!!! grite con todo y de una vez tiro todo un chorro de leche adentro de mi vagina .

andaba exhausta, pague la deuda y luego seguí pagandole la de mi carro, el seguro y otras reparaciones de carro.
para comentarios botellomaria75@gmail.com

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 43 veces

xxCategoría: Gays

Por xx | 2015-02-28 18:48:56 | 0 comentarios

xx

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 19 veces

Nina ICategoría: Sexo primera vez

Por Dulceliz3 | 2015-02-28 18:38:17 | 0 comentarios

Mi primer encuentro con el sexo fue de chiquita, con apenas 12 años cumplidos. Y hablo de encuentro real, porque siempre fui curiosa y todo lo sexual me intereso desde mucho antes.
Comencé a sangrar a los 10 años y junto con el despertar de mi cuerpo, mientras mis curvas se acentuaban, se despertó también mi curiosidad por todo lo genital. Durante las tardes que me quedaba sola me encerraba en el baño y exploraba mis genitales con la ayuda de un espejo, separando los labios para estudiarlos, estimulando sensaciones con mis dedos.
Por suerte mi primer orgasmo me llegó en una de esas tardes solitarias, porque fue de improvisto, cuando mientras acariciaba los labios de mi vulva, encontré una pequeña pepita, y al tocarla, y apretarla, sentí mi cuerpo vibrar. Parecía como si aquella fascinante pepita (meses después supe que se llamaba clítoris) estuviera conectada con mi vagina, con mi ano, y en menor medida, con todo mi cuerpo. Porque si la acariciaba apretándola suavemente sentía espasmos y contracciones en mi vagina, sentía como mi culito se apretaba, y sentía como mi estomago se cerraba y hasta lo sentía en mis piernas y en los dedos de los pies. Estos se me cerraban y quedaban rojos de la tensión. No podía dejar de tocarla, de acelerar el ritmo, de sentir como mis dedos se humedecían primero y se mojaban después. Recuerdo haberme tirado en el piso del baño, desnuda, mis brazos bajo mi cuerpo, ambas manos en mi pubis, mis dedos apretando la pepita del placer, mis dedos recorriendo mi rajita, cada vez mas rápido, mientras escuchaba un gemido y me daba cuenta que era mio, que era yo la que gemia. En el último momento atiné a tomar una toalla y ponerla en mi boca y cuando el orgasmo me invadió fue esa idea afortunada la que evitó que me oyeran los vecinos. No se cuanto duró pero me dejo temblando, bañada en sudor, el piso entre mis piernas abiertas cubierto de gotitas y mis muslos y dedos empapados en mis jugos y hasta un poco asustada y con la sospecha que el famoso sexo tenia algo que ver con ese estallido de placer.
Con el paso de los días cambie la toalla por mi almohada en la comodidad de mi cama. Aunque hablando de toallas, siempre tenía que poner alguna entre mis piernas, porque el orgasmo me llegaba en forma devastadora, que me hacia retorcerme de placer y expulsar gotitas que mojaban mis muslos y a veces chorritos que hacían un desastre en la cama si me olvidaba la toalla.
Para cuando cumplí 11 mi madre entró en otra de sus fases enamoradizas y nos fuimos a vivir con su novio del momento y su hijo. Yo había sido producto de una de esas fases y por eso contaba con un padre conocido pero ausente al que con suerte veía un par de veces al año. Por suerte alguien le enseño a usar las pastillas y no terminé con un tropel de hermanos de padres distintos.
Tomas, el hijo de Mauro, tenía un año más que yo, así que debió tener 13 cuando sucedió este encuentro del que hablo, y estaba en pleno desarrollo hormonal. Era flaco, no muy alto, con un mechón de pelo que le caía sobre la frente y estaba todo el tiempo levantándoselo.
No nos hicimos amigos, pero nos aceptamos en una especie de convivencia pacífica. Por las tardes nos quedábamos solos mientras nuestros padres trabajaban y pasábamos gran parte del tiempo mirando TV. Ese día yo estaba preparando mate cuando sentí un gemido. Me apure hacia el living, para encontrarme a Brad Pitt encamado con su secretaria. Por supuesto, como siempre, a la mina se le veía todo y a brad no le pude ver ni la puntita. Un voltaje erótico de 0,5, en escala de 1 a 10 si la veo hoy, pero en aquella época nosotros aun no conocíamos youporn, poringa, y otros sitios de ese estilo, así que ver el culito de brad moviéndose entre las piernas abiertas de la chica, me hizo morderme los labios y mojar las bragas, como dice mi amiga Ani (ya hablare de Ani un poquito más adelante. No se preocupen, no puedo hablar de mi vida sexual sin hablar de ella).
Cuando me di cuenta de mi reacción, lo miré a Tomas. Pero el no me había visto morderme el labio con carita soñadora. Sus ojos estaban clavados en la pantalla. Pero al mirarlo vi que su short tenía la famosa “carpita”. Avancé hacia el sillón y debí hace ruido porque Tomás me miró y se dio cuenta que tenía mi vista clavada en su entrepierna. Puso una mano sobre su miembro mientras se sonrojaba entero. Me senté a su lado.
- Se te paró la pija – Le dije
- ¡Callate, no sabes nada, Nina!
- Sé. Sé que se te paró la pija. Te la vi.
Se tapó con un almohadón y no me habló más, mirando fijo a la pantalla. Brad Pitt ya había terminado su labor y la mina dormía satisfecha con las tetas al aire mientras él la miraba sentado en la cama.
- Mostrámela.
- ¿Qué?
- Que me muestres la pija. Quiero verla.
- ¿Estas pelotuda? ¿Que te pasa? ¿Porque? - Me miraba como si yo hubiera enloquecido.
- Quiero vértela. Quiero saber cómo es. Dale. Mostramela. Y yo te muestro lo que quieras.
Tomas se quedó mirándome. Sin decirme nada. Luego se dio vuelta y volvió a concentrarse en la pantalla. Empecé a sentir vergüenza, su rechazo me hacía sentirme sucia por haberle pedido eso. Tomás murmuro algo que no comprendí.
- ¿Qué dijiste? No te entendí.
- Que si en serio me vas a mostrar vos lo que yo quiera. – Habló sin mirarme, concentrado en la pantalla. Creo que si me hubiese mirado no se hubiera animado.
- Sí.
- ¿Y si quiero ver todo?
- Te muestro todo. – Aunque no imaginaba que sería el TODO que pudiera querer ver.
Tomas volvió a quedarse en silencio, siempre mirando la pantalla.
- Anda a cerrar la puerta con llave. – Lo miré sin entender – Que cierres con llave. ¿Qué queres? ¿Qué justo hoy se le ocurra venir temprano a tu vieja y me vea?
Me levanté apurada y fui a cerrar con llave y controlar que también la puerta trasera estuviera cerrada. Volví al living y me detuve en la puerta. Tomás seguía sentado pero tenía su short y slip en los tobillos. Su pene, flácido, caído sobre su muslo, no superaría el ancho de mi mano.
- Se te achicó. – Me senté a su lado y lo miré. Era el primer pene que veía. El primero real. Había visto un par de fotos pero no contaban. Esto… era distinto. – ¿Podes pararlo de nuevo?
Miré esperanzada la pantalla pero brad estaba muy vestido, y de la secretaria ni noticias.
- Mostrame. No me mires así. Me dijiste que me ibas a mostrar. Desnudate.
- ¡No me voy a desnudar entera!
- Me dijiste que me ibas a mostrar todo, ¿no? Yo estoy mostrándote, ¿no? Dale. – Y de una patada se saco el short de sus tobillos y lo lanzo a la alfombra. Se recostó en el sillón y se abrió de piernas. Su miembro se deslizo y colgó sobre sus huevos.
Un poco cohibida me saque la remera y la deje sobre el sillón. Me estaba por quitar el sostén cuando me indicó que primero me quitara el pantalón. Obedecí y me quede parada delante de él.
- Tenes la bombacha toda mojada – Me dijo. Me dio vergüenza y me tape. Pero tuve que ocupar mis dos manos para desprenderme el corpiño y la mancha delatora en mi bombacha volvió a quedar expuesta. Miré su pene, para darme fuerzas, y me sorprendió verlo más grande y empezando a levantarse. – No tengo nada que envidiarle a la secretaria de Brad Pitt, pensé, yo también puedo parar pijas.
- Los chicos del club dicen que cuando la tocan a Rita ahí abajo, les moja los dedos. – Dijo Tomás. Me miraba las tetas. A mis 12 ya estaban desarrolladas. De tamaño mediano, no eran nada especial, pero eran interesantes. – Tenes buenas tetas – Me dijo – ¿A vos te pasa así también? ¿Lo de Rita? ¿Los vas a mojar a los chicos?
- No sé. Pero me mojo mucho, sí. – Rita era una piba de 20 años muy conocida del barrio. Me molesto que tomas me comparara con ella, si era cierto lo que decían Rita se había bajado a medio barrio. Por mi edad, no me contaban esas cosas directamente, pero los mayores siempre hablan sin darse cuenta. Una vez escuche a Mauro contarle a mamá que a Rita la habían llevado a una fiesta privada del Club como premio para los goleadores del futbol. Se lo había contado el director técnico y se reía cuando contaba que le temblaban las piernas y apenas podía caminar cuando la mandaron a su casa. “Seguro que la cogió el burro Velázquez que tiene un pijón”, se reía Mauro. Y recuerdo que fue la primera vez que tuve conciencia de que el sexo consistía en hacer que entrara el pijón del Burro Velázquez en ese agujerito estrecho entre mis piernas que apenas soportaba un dedo. Y mirando el gesto que hacia Mauro con sus manos, pensé “¿Coger? ¿Yo? ¡Jamassss!”
En fin, el tiempo me confirmaría después que yo militaría más en las filas de Rita que en las de Sor Teresa.
- Entonces vas a ser puta como ella. – Sentenció Tomas. – Sacate todo
- Dámela. Dale. Dámela. – Me pidió mi bombachita y sin ganas se la di. El la tomó y examino el moco vaginal que la impregnaba. “No hagas eso” le grite cuando la llevo a su nariz, pero él no me hizo caso y aspiró. – Oles raro, ¿Queres olerme la pija? Te gusta mi pija, ¿no?
Me miro, comiéndome con los ojos, mientras agarraba su pene y movía su mano a lo largo. Su pene estaba totalmente erecto, midiéndole 12 o 13 cm, y se levantaba duro, su cabeza descubierta y coronada por gotas de líquido.
- Date vuelta, mostrame el culo. – Obedecí y me apoye sobre una silla sacando mi cola hacia atrás.
- Veni, acostate acá, a mi lado... No... cabeza hacia allá... las piernas hacia aca... abrilas... así... abrite los labios – Me hizo acostarme boca arriba sobre el sillón donde el estaba sentado. Una de mis piernas quedo apoyada en el piso junto a las suyas, la otra me la hizo poner sobre el respaldo, mi pie tocaba su hombro. Mi espalda apoyada sobre el apoyabrazos me permitía ver su pija y su mano acariciándola. Ambos nos mirábamos fascinados, yo su pene duro y el mis labios mojados.
- ¿Ya Te pajeas? – Asentí – Mostrame como lo haces.
Abrí mis labios y le mostré mi pepita del placer. Acaricio acá, le dije. Y él me paso su dedo. Y apretó. Suave, le dije, me haces doler. Después de un par de indicaciones, su dedo apretaba y soltaba mi clítoris, haciéndome gemir.
¿Te gusta cómo te pajeo? Sí...Sii...
Sus dedos recorrían mi raja abriendo mis labios, sus dedos empapados volvían a mi clítoris, lo apretaban lo estiraban, suevamente, había aprendido la lección, y no podía parar de gemir, de retorcerme. El apoyo 2 dedos sobre mi pepita y los empezó a mover velozmente, como si vibraran, transmitiendo esa vibración hacia adentro, hacia mi vagina, sintiéndola como los musculosa de mi pelvis se contraían .y soltaban rítmicamente, empecé a emitir un ah ah ah ah entrecortado que hizo que Tomas me mirara con una cara de perplejidad.
Use una mano para abrir mis labios vaginales y con la otra manotee un almohadón del sillón y lo apreté contra mi boca, porque sentía que si no paraba iba a empezar a gritar, mientras cerraba mis piernas sobre su mano, en un intento de retenerla ahí. El no entendió y se detuvo, hasta que, roja de vergüenza, le suplique No pares, por favor, seguí, mientras abría mas mis piernas todo lo que podía, usando mis dos manos para abrir mis labios y ofrecerme descaradamente, y levantaba mi pelvis, buscando su dedo, el movimiento. El tomo mi pepita y volvió a hacerla vibrar y unos pocos segundos después estallé.
No se cómo describirlo. No fue como mis orgasmos solitarios. Fue tan intenso. Sentí como cada musculo de mi cuerpo se ponía rígido, como mi espalda se arqueaba, como mi vagina latía y cada latido era un cañonazo disparado hacia mi cerebro, mi vagina se abría, se dilataba, y mi boca se abría en un ahhhh mientras mi cavidad se llenaba de jugos y enseguida se contraía sobre si misma expulsando esos jugos y haciéndome morder el almohadón con un gemido ronco. Puedo contarlo así ahora, que ya he tenido varios de esos orgasmos y se mas o menos lo que pasa. En aquel momento mi mente en realidad no existía, esta derretida en un océano de sensaciones y placer.
Cuando empecé a recuperarme, tuve que quitar la mano de Tomas, que seguía acariciando suavemente mi clítoris y provocándome espasmos que me hacían temblar. Estas bien, me pregunto Tomás. Y solo asentí con mi cabeza. Me quede ahí, jadeando, sudando, juntando fuerzas para quitar el almohadón y mirar a Tomas a la cara.
Cuando lo hice, Tomas aún tenía el gesto de asombro. ¿Siempre acabas así? No, creo que fue tu dedo. ¿Dónde aprendiste a hacer eso, esa vibración?
No sé, Salió, jaja. Me acorde de que los chicos hablaban de que ustedes usan vibradores para pajearse. Y probé.
Yo no uso eso. No sé lo que es, le dije. Mire su pija, ¿me parecía o estaba más grande? – ¿Te creció?
No sé. Pajeame vos a mi ahora.
Me incorporé. Y entonces vi la magnitud del desastre. Tomas tenía su mano empapada. Y su pierna, que había estado a casi 30 cm de mi vagina, también. Mi remera había quedado sobre el sillón y había recibido la mayor descarga y estaba empapada en mis jugos. Por suerte el sillón solo había recibido unas gotas.
Viendo mi cara, Tomas dijo, Tenias una manguera ahí, Nina.
Callate, a ver...dejame que te limpio. Me arrodille a su lado y lo sequé usando mi remera ya sucia.
Y quede a escasos centímetros de su miembro erecto. Estire la mano y se lo acaricie. El separó sus piernas y yo me acomode entre ellas, y acaricie sus huevos mientras recorría todo su pene con la otra mano. El gimió y se recostó sobre el respaldo, dejándome trabajar.
Enséñame, le dije. Y él me fue guiando. Quería que lo disfrutara. Que gozara como él me había hecho gozar. Puse mi remera entre mis rodillas, en el piso. Sentía como me humedecía nuevamente y no quería manchas raras sobre la alfombra.
¿Queres chupármela? ¿Cómo chupártela? Besarla, lamerla, metértela en la boca, las chicas hacen eso. ¿Vos decís? Me acerque y sentí un olor dulzón. El hueco en su pene tenía gotas de líquido blancuzco y toda la cabeza estaba chorreada del mismo líquido. Acerque mi boca y mis labios se impregnaron de su jugo. Moví mis labios acariciando su glande y sentí como mas gotas impregnaban mi lengua, dejándome un sabor amargo. Me retire. No me gusta chupártela, te sigo pajeando, le dije. El no dijo nada. Tenía su cabeza hacia atrás y gemía suave. Sentía el sabor amargo de su jugo, me pase la lengua para limpiar mis labios y su sabor me invadió. No era tan amargo en realidad. Tomas agarro mi mano y con su brazo me imprimió mas ritmo mientras gemía con más intensidad.
Yo le pase un dedo de mi mano libre por la cabeza, lo mojé con sus jugos y me lo llevé a los labios. No era amarga en realidad, era solo la primera impresión. Tengo gusto a pija en mi boca, pensé. Si queres te la chupo un poquito, le dije. Pero en ese momento su cuerpo se tensó y él dio un gemido ronco y su pene empezó a latir en mi mano mientras largaba chorros de semen.
Gemí yo también. Había tenido un pequeño orgasmo viéndolo eyacular. Su semen había caído sobre su pecho y su estomago y parte sobre mi mano. Mira si acababas cuando te la estaba chupando, le dije cuando se recuperó.
A las chicas les encanta, dijo él. Se la toman. Callate, que sabrás vos. Te digo en serio, boluda. Los chicos del club siempre hablan de eso todo el tiempo. Me voy a lavar la mano, dije levantándome.
Tenía la mano llena de semen, la toque, era espesa, lechosa, parecía la mezcla de mayonesa y crema de leche que hacia la tía Luisa. No sé por qué lo hice, pero en lugar de lavarme, me lamí la mano, metiendo todo en mi boca.
El sabor intenso del semen me lleno la boca y sentí un principio de arcada, pero la contuve. “las chicas se la toman, boluda.”. La saboree pasando el líquido espeso por toda mi boca, sintiendo como se metía entre mis dientes. Parada en el baño, frente al lavatorio, disfrute de ese sabor.
Un poco se me fue hacia la garganta, y lo trague. Escupí el resto, tratando de imaginarme la sensación de recibir ese chorro en la boca. Sentí un cosquilleo en mi entrepierna. Creo que la próxima vez voy a probar, pensé.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 72 veces

De victima ha asaltanteCategoría: Violaciones

Por gael | 2015-02-28 13:50:09 | 0 comentarios

Mi historia comienza hace 2 años atrás, yo en esos tiempos iba a la preparatoria durante las tarde y terminaba alrededor de las 9 pm, y bueno el camino que yo tomaba para mi casa era un poco arriesgado pero era el único en el que podía llegar en 5 minutos. Esa misma noche yo andaba en el caminando listo para tomar el atajo puesto que había unas bodegas cerca de ahí, y en unos momentos empiezo a escuchar unos pasos que venían de tras mio y con un olor a un perfume, pero pensaba que era mi imaginación. entonces de una sale una muchacha de uno veintitantos muy hermosa, tez blanca,cabello castaño,traía unos huaraches, una blusa negra y unos jeans bastante ajustados o como le decimos en mi ciudad "Putipantalones.

yo al principio no me alarmo , puesto que dije " es solo una chica", pero en un momento esa muchacha me dice " dame tu dinero cabron, o te pico", yo me rio al principio pero esa muchacha no andaba con juegos, asi que en un parpadeo ella me da un corte en mi mejilla, después de eso la chica me dice " te dije que no ando con juegos pendejo, dame tu dinero", eso me enfurece y le digo " cierra el hocico puta, no le dare a nadie, en especial a una pendeja como tu", la chica se enfurece y trata de atacarme de nuevo, pero soy mucho mas rápido a lo que la tomo del brazo donde sostenia el cuchillo y aplico una llave de judo básica para dejarla inconsciente.

al principio planee lastimarla de manera fuerte, puesto que si no me hubiera defendido ella tal vez me hubiera lastimado o muerto, pero se me ocurrió una idea mejor, a lo que me llevo en las bodegas.

decido amarrarla a una cama que estaba ahí cerca, y veo que en realidad esta buenísima, a lo que empiezo a besarla lentamente y reconozco que aunque quiso matarme era una muchacha que si me cogería.

sigo besándola por un minuto, y prosigo a tanto quitarle los pantalones y arrancarle la blusa de un jalon,y tiene unas tetas para morirse y un piercing en el ombligo, pero me llamo mucho la atención ese culito firme que ella tenia ( no tan grande como sus tetas, pero estaba bonito)

de una le retiro los calzones y empiezo a lamer su pepa, estaba deliciosa, estuve asi como 2 minutos hasta que escucho a la chica " ¿que esta pasando?"; se despierta y trata de forcejear pero le digo " si no cooperas puta, te asesinare", simplemente se queda quieta y un poco asustada, hasta que decido desatarla y le digo " mira, pinche puta repugnante, si no haces lo que te digo, te juro que voy a matarte", ella accede y me dice " esta bien, hijo de puta"

le digo " ponte de rodillas puta, te mostrare lo que hace un hombre de verdad", ella me dice " vete a la mierda pendejo, esa verga ni ha de complacer", le doy una cachetada y le digo " pórtate bien o la siguiente será con el puño cerrado", ella simplemente se hinca y me empieza a mamar la verga, hasta estaba temblando de miedo y le digo " sin dientes zorrita", ella simplemente me la sigue mamando y le pongo la verga hasta su garganta para atragantarla con ella, simplemente ella trata de quitarse de mi verga, pero no puede soy mas fuerte, a lo que sigo haciéndolo por 2 minutos , hasta que la suelto y le digo " dame esa panocha, le voy a dar lo que toda mujer quiere, se cogida por una verga gruesa de 16 cm".

ella grita y se retuerce pero le digo " ni luches puta, te hare mujer", a lo que en segundos le meto mi verga a esa panochita tan húmeda y escucho unos gritos "NOOO,por favor no lo hagas, no me gusta", pero no la escucho y sigo embistiendo a esa joven una y otra vez, hasta que veo algo inusual ella empieza a disfrutar que la viole puesto que aunque tenia lagrimas, vi una cara de satisfacción, por lo que le sigo dando una y otra vez, hasta que dice " OHHH, SI, Me encanta tu verga soy tu puta", a lo que arremeto con mas agresividad y le digo " al fin te gusta no es asi, asi que como premio te romperé ese hermoso culito que tienes por que la verdad es perfecto"

ella accede y dice " si, hazle lo que quieras es mas te lo regalo", la acuesto y la pongo como perrito y digo " prepárate, puta", a lo que empiezo a metérsela despacito pero empiezo ha acelerar, yo simplemente la penetraba de una manera un poco mas calmada es mas hasta lo disfrutaba y empezaba tocarla y abrazarla, después de un buen rato cogiéndomela, le digo a" ven, siéntate en mi verga", ella se acerca y dice " sabes, lo hare creo que hasta me gustas", por lo que en un momento se acomoda en mi verga erecta y se pone despacito, hasta que siente mi verga y dice " hay que rico", por lo que acelera con su culo un poco y le digo " voy a lastimarte, prepárate", simplemente acelero de una manera considerable con la verga, y hasta le duele y dice " ya, ya no mas por favor duele mucho", pero no la escucho y prosigo el acelere y le digo " ordéñame la leche pinche zorra" , ella primero dice que no pero la forzó a darme un beso apasionado y de ahí " dice, si, dame tu leche, deja me ahogo con ella papi"

en unos momentos luego de masturbarme, le expulso un buen de semen a su cara,y se queda atónita, pero se lo traga y dice " oye, no coges nada mal, quiero que un día vuelvas a lastimarme por que la verdad me gusto" a lo que accedo y me dice " búscame por aquí, alrededor de las 9:00 pm pero te diré por donde irte por que hay asaltantes peores que yo en esta zona" ella se limpia mis mecos de su cara y le doy un beso en la mejilla y le digo " adiós, mi nombre es Raymundo" ella también se despide de mi y me dice " encantada de conocerte, soy Samara"

cuando llego a la casa, mis padres me pregunta por que tarde tanto , pero les digo que intentaron asaltarme pero que tuve que perderlos por varias horas, ellos nomas me dice " esta bien hijo, lo importante es que estas a salvo", al subir las escaleras para mi habitación noto algo poco en mis pantalones un numero telefónico con un beso marcado que decía " espero volver a verte mi amor, tuya por siempre Samara"

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 28 veces

Olvidando tu amor ... de cama en cama(Conociendo a Said)Categoría: Sexo infieles

Por dan | 2015-02-28 02:35:29 | 0 comentarios

¡Hola! con este relato comienzo a compartir parte de mis experiencias sexuales, así que espero comprendan mi inexperiencia.
Lo que voy a narrarles sucedió hace casi dos años, por aquellos días había terminado mi relación con un chico que conocí cuando estudiaba la prepa abierta, lamentablemente la ruptura me había dolido mucho, así que para distraerme comencé a darme de alta en varias redes sociales en las que buscas pareja o encuentros sexuales, según sea el caso. Durante los primeros días conocí a varios chicos, con los que tras varios mensajes decidí conocer en persona la mayoría de ellos eran de lo mas aburrido que se puedan imaginar, al platicar con un amigo y al contarle por lo que estaba atravesando en ese momento, no dudó en recomendarme una pagina en la que según el era mas efectivo conocer gente de tu misma zona y con los mismos intereses.
Al llegar a casa y prender la computadora no dude en entrar en dicha pagina al principio toda nerviosa, empecé por poner lo que buscaba e inmediatamente comenzaron a llover las propuestas, era sorprendente la cantidad de chicos que buscaban sexo, lo cual no me era grato pues en realidad solo buscaba conocer gente y hacer amigos, con el paso de los días seguí conectándome en el chat y platicando con varios chicos con los que intercambie numero telefónico para seguir en contacto con ellos.
Se dio la oportunidad de conocer a uno de estos chicos, su nombre Said. Platicábamos por Whatsapp por largos ratos durante el día, por nuestras ocupaciones no podíamos vernos para conocernos físicamente,cierto día Said me envió un mensaje diciéndome que ya era el momento de conocernos y que había hecho un espacio en su apretada agenda para vernos, la cita era el sábado a las 10 am, confirme la cita y solo me quedo esperar a que llegara el día, ambos nos enviamos mensajes diciéndonos lo nerviosos que estábamos pues por fin nos conoceríamos, ese día quedamos de vernos cerca de un sitio turístico que quedaba cerca de nuestras casas, salí con los nervios de punta de mi casa y con media hora de anticipación pues no quería hacerlo esperar, al llegar al lugar de la cita y bajarme del taxi, inmediatamente lo vi me reconoció y rápidamente cruce para alcanzarlo, me saludó dándome un beso cerca de la boca, debo confesar que al principio si me dio cierta pena pues resulté ser un poco mas alta que él. Caminamos un poco para conocer el lugar y terminar de conocernos. luego de un rato de estar platicando, nos fuimos a una parte del parque por donde no había gente para estar solos y mas a gusto, mientras nos besamos Said me tomaba de las nalgas, la situación, el lugar y la abstinencia que tenia hicieron que comenzara a excitarme.
Said se encontraba super excitado, pues cada beso era mas provocador mientras él intentaba meter sus manos dentro de mis jeans para poder acariciar mis nalgas yo ponía un poco de resistencia pues al ser un lugar publico alguien podría vernos, me recargo sobre un árbol y al ver que no cedía a desabrocharme el pantalón, comenzó a acariciarme los pechos por encima de la blusa, era tan rico sentir sus manos sobre mi pecho que inconscientemente abrí las piernas para que el se me acercara mas, lo abracé y comencé a acariciar su espalda por encima de su playera, cada caricia que nos dábamos me hacia olvidar donde estábamos, deje a un lado el miedo que tenia para dejarme llevar por lo que estaba pasando, Said se desabrochó el pantalón y se lo bajo junto con su ropa interior dejándome ver su verga que ya estaba bien erecta, con cierto temor se la comencé a tocar mientras nos volvíamos a besar, entre cada beso me decía que si me gustaba a lo que yo contestaba que si, por el lugar no podíamos hacer mas cosas, así que me dijo que si quería que me la metiera un rato a lo que accedí pues ya me había puesto muy caliente, así que me dijo que me bajara mi pantalón y pusiera en posición de perrito, Said se acercó a mi sexo y comenzó a besarlo era riquísimo sentir su lengua luego de varios minutos de hacerme sexo oral, saco un condón de la bolsa de su pantalón y me pregunto si ya estaba lista, solo moví la cabeza, comenzó a meterla muy lentamente cuando ya se sintió seguro me la dejo ir de una sola embestida, comenzando un mete y saca de lo mas delicioso.
Said: Te gusta?
yo: Siiii!!! dale papi
Said: estas bien rica mami.... gimes bien rico!
yo: tu también, dame mass sigueee!!
Said: si como tu quieras
cada que podía Said me daba una nalgada mas fuerte, me pellizcaba los senos jugando con mis pezones, por la posición y lo fuerte de la cogida yo solo me agarraba de donde podía, por la excitación del momento solo pudimos coger cerca de 10 minutos pues alguien podía cacharnos, afortunadamente por las embestidas fuertes que me daba, Said termino rápidamente corriéndose dentro del condón, para salirse de mi luego de su corrida, con el aliento entre cortado y un poco cansados por lo que acabábamos de hacer nos vestimos lo mas rápido que pudimos, caminamos un poco mas hasta llegar al rió que atraviesa esa zona, ahí nos sentamos a la orilla del río y continuamos platicando de lo que pasaría con nosotros después de la cogida,
Said me confeso que tenia planes de volver con su ex-novia pues a pesar de que yo le gustaba seguía enamorado de ella, debo confesar que todo eso me afecto pues no acostumbraba a coger en la primera cita y pues ya que andábamos en confesiones le comente que no era el único chico con el que intentaba salir, lo cual lo tomo con mucha tranquilidad,quedamos como buenos amigos con la promesa de repetir la cogida en otro momento y lugar, pues a pesar de todo había sido muy satisfactorio para los dos.
me acompañó a tomar un taxi de regreso a casa, nos despedimos con otro beso y con la ilusión de vernos otra vez.

Espero les haya gustado!

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 26 veces