Los 10 relatos mejor valorados

cojiendo con mi amigo de 11

Hola a todos los lectores de relato...

QUÉ QUIERES QUE TE HAGA

Soy Santandereano y bien conocida e...

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTRO VERGA

MI ESPOSO ME CONVECIO DE PROBAR OTR...

descocado por mi perro

Descocado por mi perro lobo Hola mi...

Estacionamiento

Hola espero que te guste esta histo...

me iso el amor un san bernardo

Todo comenzo hace un par de años c...

amigas por accidente

mi nombre es karina les cuento este...

Primera vez

Bueno esto que les contare es porqu...

YUYI

Mi nombre es Obdulia... Pero todos ...

Me encantan los machos heterosexuales...

Desde que era un niño, tengo memor...



Ultimos relatos


HIJO DESCONOCIDO AMANTECategoría: Sexo en familia

Por carpi76 | 2014-10-15 09:28:13 | 0 comentarios

HIJO DESCONOCIDO AMANTE 09/10
Marica 41 Fredo 23

Mi madre por desavenencias con mi padre se retiró de la casa, una día puso toda su ropa en un valija, sin despedirse de fue a la Capital de la provincia, a casa de un hermano, tenía solo 13 años, terminaba la primaria.
No supe lo que había pasado, conviví con mi padre todos estos años nunca se tocó el tema, tampoco afectó su figura con comentarios negativos, solo la olvidó.
Viví con mi padre, a esta altura me recibo de contador en pocos meses, planeo viajar a la capital a tratar de conseguir un puesto en alguna empresa, mi ciudad natal no tiene capacidad de empleo.

Marica es una mujer que aprobó el secundario en la carrera mercantil, así que estaba preparada para desempeñarse con conocimientos en las empresas, a los pocos meses de estar en la casa de su hermano consiguió entrar en una empresa importante, al pasar unos pocos meses ella se independizó, dejó el hogar y la familia del hermano para ir a un departamento alquilado, chico, humilde, cerca de su empleo.
A los dos años hizo méritos suficientes y la nombraron a cargo de una sección de la empresa que crecía, consiguió realizar ahorros que le permitieron ser propietaria de un pisito modesto, pero más amplio que el que alquilaba.

Es una mujer de 1.77, con medidas muy saludables, cintura generosa, unas piernas que parecen columnas bien rellenas, unas caderas muy bien formadas, unos senos encantadores voluptuosos, bien cuidados, de piel rosada, tersa, espalda ancha, cara alargada, cabello renegridos ondulados con mechones más claros, algo más largo que los hombros, es simpática, atenta, dispuesto a colaborar en todo lo que ella puede, ello fue lo que le abrió las puertas de su éxito, su vida íntima es trasparente, no se ha enredado con nadie, tiene un grupo de amigos conseguidos en los más de 10 años que está radicada.

Por mi parte soy alto 1.88 corpulento, más bien delgado peso solo 72 kilos, tengo una cara alargada ojos celestes, cabello trigueño, soy deportista, tengo un cuerpo parecido a fisicoculturista delgado, activo, dispuesto a ser útil a quien lo necesite, extrovertido, empujador con las niñas, me llaman o consideran apetecible.

Cuando llegué a la Capital, ubiqué el domicilio de mi madre, conociendo que está ocupada, preví una visita en hora conveniente así que fui a visitarla, fue importante su recibimiento por lo feliz que se demostró, esta vestida de entre casa con ropa liviana, amplia, con generosa vista de sus carnes, fácilmente nos integramos en un diálogo sin importancia, así pasamos unas horas mientras ella hacía cosas para su casa, ordenando, ubicando cosas, es muy inquieta, simpática, se nos fue el tiempo ayudándola, cuando nos introdujimos en el tema de mi visita, cuando se enteró de que me establecí en la capital, que estaba a unas cuadras de su departamento, de que venía a trabajar, comenzó una retahíla de reproches de porque no me había ocupado de informarla de que si pensábamos –padre y yo- de que era una extraña, que si pensaba como hijo que la mantendría por siempre al margen de mis decisiones, que ahora ya mayor de edad, emancipado, con una profesión, bien podría discernir en los intercambios de opiniones, por último, que no me permitiría vivir alejada de ella, “ya mucho tiempo has vivido con tu padre ahora será el momento de compartir tiempo con tu madre” es lo que dijo, para agregar luego de que deberé cambiar todas tus cosas a su propiedad.

Así fue que en los días siguientes y antes del fin de semana ya estaba trasladado al dormitorio que me asignó mi madre, al lado del suyo con un baño entre ambas piezas, un lugar acogedor, amplio, no generoso, donde descansar.

Espero que le agrade la pieza que le asigne, ya estoy cansada de vivir sola, de no tener a nadie que me espere, que me salude, que me acompañe, y este, mi hijo puede ayudar a mi soledad. Está bien educado, ha demostrado ser responsable, veremos en la convivencia como nos manejamos.

Los primeros días cociné para mi madre, venía de trabajar a las trece aproximadamente, regresaba a sus tareas a las 15.30 para venir a casa a las 20.30 hasta el otro día a las 07,30, todo fue bien ella sumamente contenta festejaba lo sabroso que me salían las comidas, pero para mí no era lo que quería así que le dije que saldría a buscar empleo, me escuchó, me preguntó intercambiando ideas, me expresó que aguardara unos días que ella tenía algunas conexiones y vería si lograba una entrevista, así que cambié mis planes y me quedé a la espera de las noticias.

Entramos en una nueva semana, ya más confiados el uno en el otro, ya superamos el período de prueba, estábamos conformes el uno con el otro, ahora se desarrollaba otra etapa, por mi parte seguía sin cambiar mi rutina, en cambio Marica comenzó a cambiar sus hábitos domésticos, tenía escapadas desde su dormitorio al baño, tres pasos en ropa interior, salía con la toalla atada a su axila mostrando su pierna, lo hizo con serenidad, mostrándose.
Como explicación dijo que ella viviendo sola permanecía casi todo el día en ropa interior, pocas veces se vestía, como comentario sin maldad “debe ser un muy buen espectáculo si alguien te ve” “ no creo que nadie me vea por otra parte lo hago desde hace años y nadie insinuó nada al respecto, además no es malo y si le alegro la vida a alguien pues que lo disfrute” ambos reímos, pero interiormente dominando mi “indio sexual” pensé que debe ser muy linda con pocas ropas y sin ropas más bella aún.

Este hijo mío o es un tipo muy inteligente y es un pazguato de película ya van varias veces que me muestro algo indecente y no le brota ni una sonrisa, ni una mirada aunque fuera reprobatoria, no quiero creer que sea gay, deberé intensificar mis muestras, porque es un pichón de hombre con buenas cualidades, tendré que tratar de verlo desnudo a ver qué puntos calza, porque mi intimidad ya no funciona con los juguetes que tengo, hace años que quiero algo de carne y huesos, algo que tenga un par de huevos y un salame colgando, porque siempre me gustó ser manoseada en todo mi cuerpo por la manos de un macho caliente, ya me estoy humedeciendo con solo pensar que puede ser mi salvación, porque al fin y al cabo lo que quiero es eso el salame no me interesa quien lo porte sino que sea útil aunque fuere de mi hijo, eso sería lo mejor, todo quedará en familia, además llevo demasiado tiempo sin gozar, si puedo me haré puta de mi hijo para poder coger.

Mi madre está demasiado buena, o es que mis necesidades están creciendo, pero la veo sexy, usa ropa amplia, en oportunidades casi trasparente, se aprecia en ocasiones que no tiene ropa interior y todo esto me está carcomiendo mi integridad, está sucumbiendo al deseo carnal de poseerla, he comenzado a desearla sexualmente, cuando la trasparencia me permite ver su entrepierna renegrida, en incidentes domésticos con las piernas abiertas, a propósito??, mi erección es visible no solo para mí, la descubrí sonriendo.

El viernes a la noche la fui a esperar a la salida, nuestra cercanía era un hecho normal, lo habíamos determinado, tácitamente, por la convivencia, éramos una pareja, sin sexo, pero pareja, de allí salimos a caminar, nuestras miradas estaban cargadas de algo distinto, algo que demostraba nuestra mutua atracción, me tomó del brazo, hubo roses de cuerpo, de manos, de brazos, anduvimos largo rato dando vueltas entre la gente que como viernes iniciaba el fin de semana, de paso por una hamburguesería me invitó a comer, así lo hicimos “nos falta el vino, dijo ella, en casa lo tomamos”, mientras ingeríamos las miradas de ella eran más intensas, sus labios al comer tenían una sensualidad extraña, su lengua se mostraba más de lo normal, en todo momento lucía una sonrisa, mostraba sus lindos y blancos dientes, me mostraba la cavidad de su boca, como expresando “aquí cabe amor” –o era mi imaginación???-

De regreso fue directo a la heladera sacó la botella y me sirvió un vaso, ella otro, brindamos y tomamos mientras empinábamos no dejamos de mirarnos a los ojos, la mire con ansiedad, me pareció ver un brillo particular en su mirada que me cautivó profundamente, nos sentamos en la cocina a tomar el vino y a mirar la TV

“Me molesta esta ropa me voy a poner cómoda......siiiiii!” “Claro todo lo cómoda que quieras..... es tu casa..... y..... –no supe que agregar- iba a decir me gustará verte sin ropas“, “voy a hacer lo mismo me voy a cambiar” volví solo con un short amplio, sin camisa, brillaron sus ojos cuando vio mi tórax al desnudo, se sonrío-

Volvió envuelta en un salto de cama rosado amplio, no me mostró si se había quitado la ropa interior, supuse que la llevaba puesta, fue cuando dijo en tono intimista “me saque el sostén solo dejé la trusa..... bueno ..... no creo que te importe mucho nooooo?” ”sabes que sí, que me importa, porque ya llevo varios meses de abstinencia y lo que he visto últimamente me ha electrizado bastante, así que saber que está todo al alcance de mi mano me inquieta y me impulsa al atrevimiento.... vos entendés no ma....? se levantó a buscar el vino, solo unos pasos sin embargo fueron declaratorios, al caminar se abrió la prenda y mostró el centro de su cuerpo, vi su canal, el borde de sus senos, su barriga, su ombligo, su trusa celeste a cuyos lados vi la punta de los vellos, su entrepierna rozándose, sus muslos sus largas, bien rellenos muslos y piernas, al final calzadas con sandalias de tacones, una vista impactante.

Pichón desde que llegaste –sirvió más vino en ambos vasos-, no, después que estuviste varios días, me empezó a gustar tu presencia, cariño, empecé a ilusionarme –mi mano la aproximé su seno, ella acercó su cuerpo, una invitación que no rechacé, aparté la solapa del salto de cama y allí está una hermosa teta, una pera con un pezón duro, se me iban los ojos y las manos- con tener un hombre y pensé si es mi hijo tengo solucionado el problema, porque todo quedará en familia amooooor siiiiiii cariño? Acariciando su seno, aproximándome al máximo no dimos un chuponcito, me puse de pie me acerque a la silla de mi madre que permaneció sentada con la ropa abierta, la besé apasionado, ella solo se dejó hacer, me arrodille entre sus piernas, nuestras lenguas acentuaron la pasión, las manos tocaron todo lo que debe ser acariciado en estas circunstancias, no se salvó nada, mi mano derecha quedó pegada a su concha, mi dedo medio jugaba dentro de su vagina, ella abría las piernas, me arrodille entre ellas, “pichón...... sabes que este cambio que estamos por hacer en nuestras vidas no está permitido, que todo deberá ser en secreto –ella hablaba, la miraba y la escuchaba, me agarró la verga, la apretaba, la estiraba-, así que debes pensar muy bien si vamos a dar –beso profundo, lengua, morreo intenso, largó mi aparato para abrazarme, arrimó sus pelvis al borde de la silla, me tiene aprisionados desde el cuello, sus tetas rosan, acarician mi pecho, me excita, es diferente, tengo más intensidad para amar, es una intensidad distinta a la con otras mujeres, ahora es ardoroso lo que me impulsa.

Estiré los elásticos hasta cortarlos, continuamos con la unión labial, mi aparato está rozando su vulva, empuja un poquito más sus pelvis, no lo pienso más bajó la cabeza de mi verga entra delicadamente en la vagina de mi madre que está muy bien lubricada, mi cabeza está bajo su pera, me tiene muy apretado, mi lengua está en su piel, un gemido de felicidad me indica que le gustó, sus tetas hacen contacto con mi pecho, me tiene muy bien abrazado por la espalda “aaaaayyyyyyyyyy pichón........ como me gustaaaaaa...... amor...” así como estamos, sacrificando mis rodillas bombeo todo lo que puedo, no pude lograrlo, calcé mis manos en sus nalgas, la levanté, me senté en la silla, fue ella la que quedó groseramente abierta de piernas con mi falo dentro de su concha para maniobrar, es una máquina como mueven sus caderas, levantó sus pie ensartó sus dedos en el parante de la silla, en esa posición me cogió por espacio de unos 20 minutos, me dedique a besar y morder sus pezones, sus tetas maravillosas saltaban al compás de sus acción, solo había sonidos del rose aguachentos de la piel, susurro pasionales, estábamos traspirando, las tetas de ella se refregaban en mi cuello, por la cara, lamía lo que podía, casi al final dio rienda suelta a su goce diciendo en vos alta lo tanto que le gustaba que la tuviera penetrada, sube una fragancia sexual que nos enardece a ambos, nos excita al máximo, decía que me había estado esperando en estos dos últimos meses, que me desea con mucha pasión, que por favor la ame, que no la abandone gritó su último orgasmo con una total liberación, “ AAAYYYY PICHONCITO MIOOO QUE RICO MI AMOOOOO RRRR ..... CUANTO NECESTIABA.... TE GUSTA LA CONCHITA DE TU MAMIIIIIII CARIÑO, SIIIIIII ASIIIII HASTA EL FONDO AAAAAA JJJJJ JJJJJJ ” más tranquila, “papito como estásssss, háblame amooooor, que pasa” todo dicho entrecortado por la agitación, “si ma, estoy reponiéndome de este placer que me diste, mamá, jamás me fornicaron con tanto gusto esto es maravilloso madre, voy a ser tuyo por el resto de mi vida cariño, amor miooooo” besos apasionado.

Se sentó sobre mis piernas, dialogamos sentados, juntos, apretados, las caras unidas como si no nos quisiéramos ver, pero hablamos, “pichón no sé cuántas veces lo hice, pero te juro que nunca sentí lo que gocé... te amo mi hombre del alma, te quiero mioooooo..... sabes chinito querido, -besaba su cara- ahora vos cuando quieras hacerlo solo me acaricias seré tuya amor, por fin tengo uno para mi sabía que se me iba a dar otra oportunidad, soy tuya toda tuya, -lamía sus labios mientras hablaba- lo que quieras amorcito, te gusta tu mamita asííií desnudita, pichoncito te gustan tas tetitas de mamá, son todas tuyas, te esperaron por 24 años mi amor” -mi herramienta seguía firme entre sus piernas, a la puerta de su vagina- AMOR !!!!! ESTAS FIRME YAAAA-me mira sonriente, con alegría en los ojos- VAMOS A LA CAMA MI PADRILLITO QUERIDOOOOO, VAAAMOOOOOOS -me tomó de la mano nos trasladamos al dormitorio, en penumbras, nos acostamos desnudos, sus tetitas me atraen, ella las ofrece, limpió mi pájaro, lo agarro, “dámelo amor, dámelo y seguí chupando mi pichoncitooooo” me acomodé subí sobre ella, sus piernas abiertas, acomodó el palo de la felicidad que entró directamente hasta el fondo, se deslizó sin inconvenientes, cuando llegó escuche un JUUA AYYYYY que rico amorcito, me gusta quietito amor, quietito asiiiiii siiiiiiii te gusta?......... te gusta? ....... “ “ si madre me encanta como me lo masajeas seguí amor, seguí mamaaaaaaaa” –estábamos abrazados, las caras pegadas, sus tetas aplastadas por mi pecho, percibo los bultos achatados, me excita-, “asíiiiiii me gustaaaaaa sentirlo adentro, que cosa tan rica amor mío....” movió sus caderas en redondo, “siento como late la verga dentro de mi concha amoooooor, que placer inigualableeee”, comencé lentamente a serrucharla, asíiii me gusta masssss” sentí que me agarró las nalgas, ame acompaña con movimientos de su cadera, -silencio, concentración, jadeos, agitación, lenta aceleración, gemidos cada vez más altos, ruidos de la cama, quejidos- sus dedos se clavan en mis nalgas grita, JAI JAI JAI JAI JAI JAI JAI con cada golpe de mis caderas CARAJO MIERDA ME ESTAS HACIENDO ACABARRR SEGUÍ NO PARES SEGUIIIIII ASIIIIII SIIIIIIIIIIIII .......... amorcito........ Amorcitooooooo......” le descargué abundante semen dentro de su amorosa cueva, se distendió plácidamente, mi falo se retiró con toda delicadeza, su vulva está saturada de jugos sexuales, quedó aletargada, casi dormida, mojada, traspiradas, gotas de traspiración entre sus tetas, por su frente, la beso en los labios abiertos, “gracias amorcito, comprendo que me amas, que me quieres porque nunca sentí tanto gozo mi hijoooooooooooooo me gusta tu puja”

Estuvimos más de una hora compartiendo nuestros cuerpos, estamos felizmente agotados, pero inmensamente satisfechos en nuestra sexualidad ha sido una entrega total como nunca, hasta ahora la habíamos tenido.

Este viernes por la noche fue el inicio de una unión incestuoso feliz, plena, que duro muchos años, fue tan clara que el matrimonio de su hermano compartió el secreto, sin cuestionamientos lo aceptó, fueron todos familia.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 114 veces

El día que nos hicimos putas.Categoría: Orgias

Por Héctor Montes | 2014-10-15 05:07:19 | 0 comentarios

El día que nos hicimos putas.

Mi hermana menor, Sandra, tenía los 14 años recién cumplidos. Aunque en muchos aspectos parecía seguir siendo muy niña para algunas cosas, a simple vista podía ya apreciarse como una adolescente de cuerpo bastante bien formado. Guapa, de ojos almendrados verde esmeraldino, mirada dulce, de facciones finas. Larga y ondulada melena negro azabache. Era delgada, de bonitas caderas, cintura estrecha, bien torneados y largos muslos, vientre firme y recogido. Sí. Tenía ya un bonito cuerpo y sus tetitas, aunque aún no habían alcanzado su máximo desarrollo, eran ya dos manzanitas erectas, rematadas con unos durísimos y empitonados pezoncillos rosáceos.

Así era mi hermanita cuando sucedieron los acontecimientos que paso a relataros. En cuanto a mí, ya frisaba los 18 años y tampoco estaba nada mal. Nos parecíamos físicamente, salvo que mi pelo es de color castaño y mis ojos azules.

Tanto a ella como a mí nos gustaba, y nos sigue gustando muchísimo la ropa, pero nuestros padres tenían más bien una economía modesta y no nos podíamos permitir el lujo de comprarnos todo aquello que deseábamos. Así y todo, nos encantaba ir los sábados por la mañana a los centros comerciales y a las tiendas de ropa, para mirar escaparates y probarnos todo aquello que anhelábamos.

Uno de esos sábados, entramos a cierta boutique de moda, paraíso de las mejores marcas. Mientras mirábamos y nos probábamos cuántas prendas caían en nuestras manos, nos sorprendió un chico que tendría alrededor de veintitantos años.

…Te queda preciosa esa blusa, le dijo a mi hermana. Y a ti esa faldita te está de maravilla, agregó clavándome una intensa y penetrante mirada.

Ambas le sonreímos y nos miramos divertidas entre sí.

No pasó más. Él se fue por ahí, mirando algunas prendas. De vez en cuando percibí que nos echaba un vistazo. Al fin, algo cansadas de tanto probarnos lo que sabíamos que no íbamos a poder comprar, decidimos marcharnos y nos dirigimos a una de las cafeterías del centro comercial para tomarnos un par de coca colas. Nuestra sorpresa fue verle aparecer y acercándose a nosotras, sin mayores miramientos, va y nos dice…

… Hola. Otra vez nos encontramos… ¿Me permitís que os invite a esas cocas?

Sandrita y yo nos miramos entre intrigadas y divertidas y como yo era la mayor, ella esperaba a que fuese quien tomase la iniciativa. Con una sonrisa algo nerviosa solo acerté a hacer un gesto afirmativo con la cabeza. Entonces él se sentó a mi lado.

…No he podido menos que observaros, dijo… Aparte que sois muy bonitas, me he fijado que os habéis probado media tienda, pero no habéis comprado nada… ¿Es posible que nada os haya gustado?

…¡Oh, sí! Contestó impetuosa Sandra. Lo que pasa es que no tenemos dinero.

Eso podría tener arreglo, contestó él con aire desenfadado. Aunque nada es gratis, evidentemente… ¿Qué tanto os gusta la ropa? Preguntó retador.

… ¿A dónde quieres llegar? Le pregunté desafiante.

Bueno…, el mundo es un gran mercado. Oferta y demanda. El precio se ajusta cuando a las dos partes les vale la pena lo que intercambian. Yo podría ayudaros y vosotras podrías darme a cambio algo que le puede gustar a cualquier hombre. Sois muy bonitas… ¿Comprendéis?

De sobra ya lo había entendido, pero temía que Sandra no tuviera ni idea de lo que estaba insinuando ese hombre. Iba a contestarle, cuando mi hermanita me tomó la delantera…

Los chicos quieren muchas cosas, le dijo. Besos, caricias…o algo más. Supongo que tú querrás ese “algo más”. Pero eso vale mucho más que un par de trapitos para las dos…
Elegid la ropa que más os guste. En la cantidad que penséis que vale lo que yo deseo y ahí hablamos.

Sandra y yo nos miramos como interrogándonos acerca de si continuar con esa locura o reírnos y mandarlo a paseo. Pero en aquellas miradas percibimos que teníamos un punto de duda y algo de tentación con aquella proposición indecente.

Por si cabía alguna duda, le pregunté directamente a mi hermana… ¿Tú qué dices…, has comprendido bien, supongo?

Si tú estás de acurdo, por mí no hay ningún problema, me contestó sin tapujos.

No os canso con más detalles. Ni bien terminamos de tomarnos las bebidas, volvimos los tres a la boutique. Nos probamos de todo y seleccionamos lo que más nos había gustado. Después le preguntamos a él que qué le parecía. No puso objeciones. De modo que salimos de ahí con todo cuanto habíamos deseado.

Eduardo, que así es como se llamaba, nos invitó a ir hacia su coche. Mientras caminábamos nos dijo… Ahora que tenéis todo lo que os ha parecido suficiente, falta completar la transacción. Pero, como sois dos, es justo o bien que me resarza con ambas, o invite a un amigo para que cada una cumpla con su parte… ¿Qué me decís?

Otra vez mi hermanita menor volvió a sorprenderme tomando la iniciativa…

¡Hombre…! Depende de cómo sea el tío que pretendas presentarnos. Contigo no estaría mal, porque eres bastante guapo (cosa que, por cierto, era absolutamente cierto. Seguramente ni se nos habría pasado por la mente hacer lo que estábamos haciendo si el tío hubiera sido un cardo).

Entonces Eduardo sacó su móvil y nos mostró una foto de Alberto… ¿Qué queréis que os diga? Si él era atractivo, su amigo estaba de comérselo vivo.

Acordamos hacérnoslo con los dos, de modo que Eduardo lo llamó y quedaron en encontrarnos todos en la casa de Eduardo. Ya en el coche me senté en el asiento del copiloto mientras Sandra se acomodaba atrás. Eduardo no paraba de mirarme los muslos, que lucía gracias a una cortita minifalda que llevaba puesta. Como quien no quiere la cosa, mientras hablábamos en realidad para llenar de ruido una situación que, de otro modo, hubiera podido parecer embarazosa, no perdía la ocasión de rozármelos con sus manos, hasta que definitivamente comenzó a acariciarlos entremetiendo sus manos por mi entrepierna, hasta el punto en que llegó a rozarme con sus dedos la braguita a la altura misma de mi coñito. Curiosamente, en vez de ponerme nerviosa y avergonzada, sobre todo por la presencia de mi hermana menor, aquello me fue excitando hasta humedecer mi vagina. Anhelante, en un momento dado abrí mis piernas replegándose aún más la minifalda, de modo que quedó mi braga prácticamente al descubierto.

…¡Así. Así me gusta, putita! Exclamó Eduardo excitadísimo y lujurioso, a la vez que entremetía su mano por debajo de mi braga, hurgando con la yema de sus dedos entre mis labios vaginales empapados de secreciones lúbricas.

En un momento dado voltee mi rostro hacia atrás con cierto atisbo de pudor, para mirar a Sandra y saber cómo estaba ella reaccionando. Se había desabrochado el botón de la pretina de sus ajustados y bien ceñidos vaqueros y tenía una de sus manos metida dentro de sus bragas, acariciándose el coño. Aquello me tranquilizó para poder dejarme hacer cuanto Eduardo quisiera hacerme en esos momentos.

Mi atención hacia Sandra debió hacer que Eduardo también se fijara en ella, que la observó desde el retrovisor.

… ¡Eso es, putoncilla. Acaríciate a gusto. Que te veamos! Dijo apremiado por la ansiedad. Pero bájate los vaqueros para que podamos verte mejor, zorrita.

Sandra, obediente, con rostro sumiso, deslizó sus vaqueros dejando al descubierto sus bellos y suaves muslos, hasta dejarlos un palmo por debajo de las rodillas. Los entreabrió para que pudiésemos ver su entrepierna. Sus bragas estaban entremetidas entre los pliegues de sus húmedos labios vaginales. Entonces Eduardo volvió a hurgarme el coño metiendo en mi vagina dos dedos, que luego sacó empapados de mis secreciones. Imperioso ordenó a Sandra acercarse al hueco que dejaban los asientos delanteros y sin mediar palabra, le puso los dedos sobre los labios, restregándoselos hasta obligarle a abrir la boca y chupárselos.

¡Chupa zorrita las humedades de la putita de tu hermana!

Aquello parecía excitar indeciblemente a Sandra, que chupaba y lamía los pringados dedos de Eduardo, mezclando mis secreciones con su espesa saliva, sin dejar de masturbarse. Yo estaba tan salida como ella, o más, porque en esos momentos sentí el deseo irrefrenable de chuparle la verga. Llevé mis manos a su bragueta, desabrochándole el botón de sus vaqueros y bajándole el cierre. Metí la mano buscándole la polla, que ya le abultaba endurecida, liberándola del box. Su falo era enorme, largo y grueso, duro como un palo, enhiesto, recio, tibio y suave al mismo tiempo. Lo agarré firme con una de mis manos, presionándoselo levemente. Su suave glande manaba líquido preseminal. Me agaché ávida de deseo. Posé mis labios levemente sobre el capullo. Saqué la punta de mi lengua lamiendo las secreciones que brotaban del meato. Después abrí la boca y me introduje aquella polla descomunal lentamente, envolviéndola con mi lengua. Comencé a meterla y sacarla de mi boca con suave ritmo. Creo que le hubiera hecho correrse de no ser porque ya llegábamos a su casa y me indicó que parara y nos compusiéramos de nuevo para bajar del coche.

Su casa era un bello piso en el barrio más pijo de la ciudad. Alberto ya estaba en el portal cuando llegamos. No os voy a cansar con los prolegómenos. Tras una breve charla de cosas intrascendentes y un par de bebidas Eduardo nos espetó…

Bueno chicas… Llegó la hora. Alberto y yo deseamos ver un buen striptaise. Empezad por ir desabrochándoos esas blusitas.

No nos hicimos de rogar. Ambas, una al lado de la otra y de pie, frente a ellos, que se habían sentado juntos en un amplio sofá contemplándonos con expresión de lujuria, nos fuimos desabrochando las ceñidas blusas, hasta que, con el último botón, se entreabrieron, dejando al descubierto nuestro vientre firme y recogido, nuestros bien formados ombliguitos y parte de nuestros sujetadores. Íbamos a despojarnos de las blusas cuando la voz de Alberto resonó imperiosa…

…¡No. No…! Antes quiero que os quitéis los sujetadores. Me encanta ver las tetitas semiocultas en las camisas desabrochadas. Eso me pone a mil…

Sandra y yo obedecimos sin rechistar metiendo nuestras manos por detrás y por debajo de nuestras respectivas blusas abiertas, buscando el cierre que desabrochamos al unísono. Como los sujetadores no eran de tirantes, al soltarlos cayeron de inmediato.

Me sorprendió nuevamente mi pequeña hermanita, porque, acto seguido, Sandra recogió uno de los faldones de su blusa, lo suficiente como para que el repliegue descubriera aún más uno de sus pechos, hasta descubrir parcialmente el sonrosado pezón. Acompañó el gesto con una sonrisa que jamás le había visto, llena de lascivia y provocación. Instintivamente llevé mi mirada hacia las braguetas de los chicos y pude observar el enorme bulto de sus vergas erectas, aún más pronunciado al tener las piernas juntas y extendidas en todo su largo.

Acariciaos un poco esas tetitas, ordenó Eduardo, mientras se incorporaba para poner una apropiada música, al son de la cual debíamos ir desnudándonos para extasiar sus ojos.

No os canso en detalles. Alberto nos pidió que cada una fuera desnudando a la otra, de modo que así pasé a desabrocharle a Sandra el botón de la pretina de sus vaqueros y ella a desabrocharme el de mi faldita. Luego nos ayudamos a correr las cremalleras. Lo mío fue más rápido, ya que una vez abierto todo, la falda cayó sin dificultad, dejando al descubierto mis minúsculas braguitas de encaje negro, que semicubrían mis firmes y redondeadas nalgas, y totalmente a la vista mis esbeltas y bien torneadas piernas.

Sin decir palabra, y mientras mi hermana y yo cruzábamos nuestras miradas cómplices, le fui deslizando los vaqueros hasta las rodillas. Luego la ladee de modo que quedase frente a los tíos. Así, me fui agachando frente a Sandrita, de cuclillas, abriendo mis muslos. Alberto y Eduardo debieron agitarse demasiado con la escena, porque al unísono exclamaron ¡Guau! Mientras yo terminaba de despojar de sus vaqueros a mi hermana que, al recoger y levantar las piernas para desenfundárselas, dejaba ver su entrepierna abierta, marcándose la rajita de su coño en la fina tela de sus bragas, a la vez que los tíos podían ver mis semidesnudas nalgas, también abiertas por mi posición.

No esperé más y le quité también las braguitas, descubriendo su tierno coñito, poblado por una matita de fino y rizado pelo púbico recortado, haciendo la forma de un minúsculo y perfecto triángulo. La verdad es que me sorprendió que mi hermanita ya se preocupara de semejantes afeites. Estaba siendo toda una revelación que tendría que explicarme después.

Tampoco se quedó quieta ella, ya que mientras le despojaba de sus bragas, se fue quitando la blusa, ofreciendo a los chicos la visión excitante de sus núbiles, turgentes y empitonados senos, que acarició suavemente hasta alcanzar sus endurecidos y erguidos pezones, dándoles pequeños pellizcos.

Luego me tocó el turno. Al incorporarme, Sandrá me volteó para dejarme frente a Eduardo y Alberto, los cuales, por cierto, ya se habían desabrochado los botones de sus braguetas mientras metían sus manos entre sus boxers, acariciándose las enormes pollas. Ella se puso detrás de mí y fue bajándome las bragas lentamente, descubriendo mi coñito. Luego las deslizó hasta los tobillos. Imaginad la cara morbosa de los chicos cuando, al alzar ligeramente mis piernas, despojándome de las bragas, ofrecía la visión total de mi depilado coño, y de los pliegues de los labios vaginales, que ya aparecían empapados de secreciones lúbricas por la enorme excitación que me provocaba la circunstancia. Luego, Sandra, me fue quitando la blusa lentamente, exhibiendo mis firmes y acaneladas tetitas.

Ya estábamos totalmente desnudas ante estos dos tíos que se veían ardiendo en deseos de follarnos.

¡A ver zorritas. Venid aquí! Ordenó Alberto, que parecía ser el que tenía la voz cantante. Vamos a ver cómo la chupáis.

Mientras nos acercábamos, ellos se bajaron vaqueros y boxers justo por debajo de sus nalgas, indicándonos que nos arrodillásemos entre sus piernas. A mí me tocó la polla de Eduardo y a mi hermana obviamente la del otro. Ambas eran enormes y gruesas. Agarré la verga de Eduardo con mis manos y comencé a lamer su glande y a ensalivárselo, para después ir metiéndomela en la boca, envolviéndola con mi lengua hasta tocar el fondo de mi garganta. Eduardo con sendas manos me agarró del pelo a la vez que comenzaba a moverse rítmicamente hacia adelante y hacia atrás, metiéndose y sacándose la polla de mi boca, a la vez que me decía cosas obscenas… ¡Venga putita, chúpala así. Gánate los trapitos con que te he comprado, zorrita!

De vez en cuando miraba de reojo a mi hermanita. Me parecía increíble que a sus 14 años se hubiera mostrado tan decidida y, sobre todo, tan experta. Y sí ¡Qué experta! Observé cómo recorría con la punta de la lengua la larga polla de Alberto, desde los huevos hasta la punta del capullo, para luego engullirla, metiéndosela y sacándosela de la boca, mezclando su saliva con las secreciones preseminales de aquel descomunal bálano, en tanto que Alberto, imperioso y sobreexcitado le espetaba… ¡Eso es guarrita! ¡Mámala toda putilla viciosa! ¡Venga, perra, chúpamela bien!

¡Venga, perra…, quiero ver cómo te masturbas! Le dijo de pronto Alberto a mi hermana… ¡Siéntate en el suelo, abre las piernas y hazte una paja para que yo te vea, ramera!

Sandra obedeció con carita sumisa y sentándose en el suelo, frente a él, apoyada en los pies de una butaca, abrió sus preciosas piernas y comenzó a acariciarse el coñito con la yema de sus dedos, mientras que con la otra mano se acariciaba los pezones. Excitaba verla con su carita de adolescente inocente y tierna, con el rostro enmarañado por su suelta melena.

Ahora nos follaremos a la furcia de tu hermana, prosiguió Alberto, mientras se sacaba los pantalones y la camiseta, quedándose totalmente desnudo. Volvió a sentarse y me cogió del pelo fuertemente, atrayendo mi cara hasta su enhiesto pene… ¡Venga, buscona, chúpamela! Me dijo con imperio. Mientras se la mamaba, Eduardo procedió a desvestirse por completo y volvió a sentarse. Entonces me ordenó que me sentara sobre su falo. Lo acomodó entre los pliegues de mis labios vaginales. Lo refregó entreabriéndomelos y luego me obligó a sentarme del todo sobre él, de modo que fue penetrándolo por mi vagina hasta sentir cómo sus huevos rozaban mis labios vaginales. Entonces Alberto se separó un poco, reclinándose sobre los brazos del sofá, a la vez que volvía a cogerme del pelo atrayendo mi cara hasta su verga… ¡Chupa puta! Y volví a meterla en mi boca, a saborearla, mientras él, sin dejar de agarrarme del pelo, me obligaba a metérmela hasta el fondo de la garganta.
¡No te corras furcia viciosa! Le espetó Alberto a mi hermanita… ¡Mira cómo nos follamos a tu hermana! ¡Di…! ¿Te excita, puta? ¡¡Contesta zorra!!

Sandra, con voz trémula asintió…

¡¡Más alto, pelandusca!! Le ordenó Alberto…

Con la voz entrecortada por la excitación, Sandra hizo un esfuerzo… Sí, dijo.

¿Sí..., qué, puta?

Sí, me excita mucho, contestó ella, mientras sus dedos se introducían ya empapados de secreciones dentro de su coñito.

¡¡Bien!! Respondió Alberto… Porque aquí no va a haber límites, agregó. Sus manos seguían agarrándome del pelo. Me levantó el rostro y entonces, mirándome fijamente, me ordenó…

Ahora te vas a sentar sobre la polla de mi amigo, pero de espaldas, para que tu hermanita vea de frente cómo te la clava en el coño, bien abierto.

Obedecí sin miramiento. Mis pies sobre el bode del sofá, mis piernas abiertas totalmente, me clavé la polla de Eduardo hasta el fondo del coño, mientras él me sobaba las tetas y me daba tiernos y suaves pellizcos en los erectos pezones.

Entonces Alberto ordena a Sandra ponerse a cuatro patas entre las también abiertas piernas de Eduardo, con su carita a la altura de su polla y mi coño perforado. Él se puso de rodillas detrás de mi hermana. Le dio un par de azotes en las suaves nalgas. Luego le metió la mano en la entrepierna, comenzando a acariciarle el coño. Subió lentamente con sus dedos por la rajita del culo. Le ordenó que arquera las caderas, de modo que el culito de mi hermanita quedara más levantado y su ano ofrecido a los ojos libidinosos de Alberto. Él escupió sobre el ano de Sandra. Luego pasó el pulgar sobre su orificio, esparciendo la saliva. Se agachó y comenzó a lamerle el ano, a pasarle la punta de la lengua. Le abrió con sendas manos la raja del culo. Le volvió a pasar la lengua y le introdujo la punta en el ano. Sandra empezó a emitir leves gemidos de placer, que fueron acrecentándose y mezclándose con jadeos cada vez mas intensos. Al fin, Alberto volvió a arrodillarse, acercando su polla hasta el coño de mi hermana. Se lo restregó entre los labios vaginales y luego, cogiéndola de las caderas con firmeza, le fue metiendo la verga hasta el fondo y comenzó a follársela cada vez con más ritmo y aceleración.

Entonces ocurrió algo que hubiera sido para mí inimaginable… Alberto le ordenó a Sandra lamer la polla de Eduardo mientras éste me la metía y sacaba. Me ordenó recostarme sobre el pecho de Eduardo, para que mi coño quedara más al alcance de la boca de mi hermana y así le ordenó que me lengüeteara mi perforado coñito.

Pensé, por breves instantes, que mi hermanita no obedecería semejante orden, pero cuál fue mi sorpresa cuando sentí su húmeda y ávida lengua entremeterse entre mis mojados labios vaginales, lamiendo y chupando tanto mi coño como aquella verga que me estaba follando. No me lo podía creer, pero estaba sucediendo…Y lo que es más… Aquello dobló mi ya desbordada excitación. Nos habíamos emputecido hacía apenas un par de horas y no sólo nos habíamos iniciado en el más viejo oficio del mundo, sino que, también, en un solo acto, hacíamos algo más que un trío, ya que éramos cuatro…, manteníamos una relación bisexual, que sin duda nos abriría posteriormente las puertas a las experiencia lésbicas y ya, lo más de lo más, teníamos una experiencia incestuosa. Sin duda teníamos que estar demasiado excitadas como para haber llegado a romper tantos líneas rojas.

Así estuvimos un buen rato. Sentí cómo Eduardo jadeaba cada vez más fuerte…¡Si sigo así voy a correrme! Dijo apremiado. Alberto le respondió diciéndole que lo hiciera, para que mi hermanita probara su leche lamiéndola de su polla y de mi coño, mientras él se reservaba un acto final lleno de morbo.

¡Haz que la furcia de tu hermana tenga un buen orgasmo… Lámele el clítoris! Le ordenó Alberto a Sandra, que comenzó a hurgar por mi coñito buscándome el clítoris y lamiéndomelo ansiosa. Entonces sentí un gruñido que luego estalló en un bramido intenso que salía del fondo de la garganta de Eduardo, a la vez que sentí un chorro enorme de lefa espesa y caliente inundándome la vagina, a la par que yo misma jadeaba y gemía como una posesa entre estertores orgásmicos. Aquella cantidad de semen se deslizó al exterior, rebosante en espesos hilos entre mis abiertos labios vaginales. Sandra comenzó a lamerlos y absorberlos con fruición.

¡¡Lame puta viciosa!! ¡¡Deja limpio el coño de esa furcia!! Ordenó Alberto a Sandra. Y mientras esto hacía, él sacó de pronto la polla del coño de mi hermana, lanzando un torrente de espesa y ardiente lefa sobre el ano de Sandra, que fue deslizándose por la rajita del culo, pringándole el coño y aún deslizándose por el interior de sus muslos.

¡¡Ven zorra!! Me ordenó Alberto… vas a lamerle el coño a tu hermanita hasta que se corra…

A esa altura yo había perdido todo reparo y pudor y sin más me puse a cuatro patas, mientras Sandra se acostaba sobre el suelo abriéndome las piernas y ofreciéndome su pringado coño para que se lo lamiera. Pasé mi lengua por sus mojadas ingles. Pasé la punta de la lengua a lo largo de sus entreabiertos labios vaginales, embadurnados de semen, limpiándoselos. Deslicé mi lengua por su perineo, absorbiendo la cremosa lefa que lo impregnaba. Lamí su ano y por fin, abriéndole con los dedos su coñito, busqué su clítoris y comencé a lamérselo hasta que Sandra comenzó a gemir, jadear, arquear su cuerpecito y estallar estertórea en un increíble orgasmo. Luego sentí la mano de Alberto cogiéndome del pelo y casi arrastrarme sobre el cuerpo de mi hermana hasta llevarme al rostro de Sandra…

¡¡Ahora besaros, con lengua, putas viciosas!! Nos espetó Alberto. No nos hicimos de rogar, rozamos nuestros húmedos y pringados labios, para después entreabrir nuestras bocas, sucias de semen, y trabar nuestras lenguas en un húmedo y ardiente beso.

Os habéis portado muy bien putitas. Sin duda os habéis ganado los trapitos, concluyó Alberto. Era ya el medio día avanzado y nos dimos cuenta que debíamos volver a casa, así es que rechazamos la invitación de los tíos para irnos a comer juntos. El camino era largo y ya deberíamos justificar a nuestros padres la tardanza. Los chicos se ofrecieron entonces a llevarnos. Nos vestimos rápidamente y nos pusimos en camino. Cuando llegamos, nos intercambiamos móviles y quedamos en que volveríamos a vernos. Cuando se fueron encaminamos nuestros pasos hacia nuestro portal. Entonces Sandra me preguntó a bocajarro… Oye Andrea ¿Y qué vamos a decirles a papá y a mamá con respecto a la ropa que nos hemos ganado?

Sí. Era verdad… ¿Cómo íbamos a justificar toda esa ropa ante nuestros padres…? Pero de eso, como de la conversación que mantuve con mi hermanita pequeña para que me explicara la enorme desenvoltura y experiencia que había mostrado en la jornada, ya os contaré en la próxima entrega, en la cual, ya os explicaré, también, de cómo ambas descubrimos nuestras inclinaciones bisexuales porque, era evidente, que lo que había ocurrido entre nosotras tenía, en efecto, sus antecedentes.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 81 veces

LA MAMA DE MI AMIGO(Un gran polvazo)Categoría: Sexo infieles

Por DAVID | 2014-10-15 00:09:09 | 0 comentarios

HOLA A TODOS, ESTE RELATO ESTA BUENISIMO Y LES CONTARE LA FORMA COMO SE DIERON LAS COSAS PARA TERMINAR FOLANDO A LA MAMA DE MI AMIGO, COSA QUE NO BUSQUE SINO QUE SE DIERON POR CIRCUNSTANCIAS DE LA VIDA.

OMAIRA SI UNA MUJER DE 52 AÑOS, BUEN CUERPO UNAS TETAZAS Y UN CULO, ELLA GRUSESITA COMO TODA MUJER DE SU EDAD Y QUE NUNCA DEJO VER ESOS ATRIBUTOS QUE DESPUES ME FUERON GUSTANDO.
BUENO CIERTO DIA ALA EDAD DE 22 AÑOS ESTABA MUY ENCOMPINCHADO CON MI AMIGO JUAN EL HIJO DE OMAIRA Y JOSE, JOSE QUEIN ES EL ESPOSO DE OMAIRA ES PROFESOR PERO DICTA CLASES EN OTRO ESTADO Y SOLO LLEGABA LOS FINES DE SEMANAS.

HABLANDO DE LAS CHICAS DE NUESTRA EDAD, PORQ NDBAMOS EN UNA EPOCA DONDE SALIAMOS CON VARIAS CHICAS, TENIENDO NUESTRAS NOVIAS OFICIAL, LAS CUALES ERAN MAS DE HOGAR Y LOS PADRE NO LES DABAN MUCHOS PERMISOS PARA SALIR.
CIERTA NOCHE OMAIRA NOS ESCUCHO HABLAR DE ESTAS CHICAS Y SE ENOJO MUCHO DIJO QUE SI PORQ NO RESPETABAMOS A NUESTRAS NOVIAS PERO NO LE PARAMOS MUCHA BOLA Y ELLA SIGUIO Y SE ENTERO Y NOS VIO CON OTRAS CHICAS QUE NO ERAN NUESTRAS NOVIAS, Y SE ENOJO LAS INSULTO Y LAS HIZO IR, Y HASTA NOS AMENAZO CONDECIRLES A NUESTRAS NOVIAS EL CUAL NOS TOCO CONVENCER PARA QUE NO LES DIJERA.
AL DIA SGTE YA POR LA NOCHE ESTABA JUAN Y YO HABLANDO DE ESE MOMENTO, CUANDO SALIO ELLA Y MANDO A JUAN A DORMIR PORQ YA ERA TARDE, JUAN LE HIZO CASO Y SE ENTRO AL MOMENTO DE DESPEDIRME HASTA MAÑANA DOÑA OMAIRA, PEDRO ESCUCHE VEN ACA QUE NECESITO HABLARTE, SI DIGAME:

OMAIRA: POR FAVOR NO MEMTAS A JUAN EN ESAS COSAS Y TU TAMBN SALTE DE ESOS PENSAMIENTOS ESO ESTA MAL, NO LE HAGAN ESO A SUS NOVIAS, PORTENSE BN QUE ELLAS SON UNAS MUCHACHAS MUY BUENAS, NO MERECEN QUE SE BURLEN DE ELLAS.

YO: OK DOÑA OMAIRA PERO DEBE ENTENDER, QUE ESTAMOS EN ESA EDAD QUE NOS GUSTAN TODAS LAS MUJERES PERO DE ACUERDO PROMETO NO VOLVER HACER ESAS COSAS.

OMAIRA ESO ESPERO, PORQ ESO DULE MUCHO. EL PAPA DE JUAN PUES NO PUEDO DECIR QUE HAYA ECHO ESO A SU EDAD PORQ NUNA ME DI CUENTA PERO AHORA CASAD SI LO HIZO UN PAR DE VECE PERO ENTENDI QUE FUE COSAS PASAJERAS Y CREO QUE YA NO LO HA VUELTO HACER.

YO: UFF NOLO SABIA DISCULPEME ESTA BN NO VOLVERE HACER ESAS COSAS TESE TRANQUILA LE DIRE LO MISMO A JUAN, OK.

BUENO PASO EL TIEMPO YA TENIA 23 AÑOS ENTONCES, Y SEGUIA CON MUCHA CONFIANZA EN LA CASA DE AMIGO JUAN Y CON LA SEÑORA OMAIRA QUE FUIMOS TOMANDO CONFIANZA DESDE AQUELLA CONVERSACION.
CIERTO DIA UN VIERNES POR LA TARDE LLEGUE DONDE JUAN A QUE ME PRESTARA UNOS ZAPATOS PARA IR A JUGAR UN PARTIDO DE FUTBOL,PERO AL LLEGAR, TOQUE Y ME ABRIO LA SEÑORA OMAIRA:

YO GUAU EXCLAME
OMAIRA: QUE SUCEDE PEDRO HA
YO: NO NADA DISCULPE ES QUE COMO ME ABRIO ASI UFFF
ELLA:ASI COMO EN TOALLAS, AHY DISCULPAME PEDRO
YO: TRANQUILA NO PASA NADA SINO QUE UFF ESTA MUY LINDA TIENE UNBUEN CURPO Y NO LA HABIA VISTO ASI JAMAS.
OMAIRA: HAY GRACIAS PEDRO PERO NO ES PARA TANTO, DIME QUE NECESITAS

NO VENIA PARA VER SI JUAN ESTABA PARA QUE ME PRESTARA UNOS ZAPATOS, QUE VOY A JUGAR UN PARTIDO, HAYA PERO JUAN NO ESTA LE TOCO DOBLE JORNADA HOY ENLA U, PERO SIQUERES PUEDES PASAR Y BUSCARLOS, NO VEO PROBLEMAS YA QUE USTEDES SE LA LLVAN TAMBN Y SON COMO HERMANOS.

GRACIAS DOÑA OMAIRA Y USTED SE HA IDO CONVIRTIENDO EN MI SDA MADRE,PERO UFFUNAMADRE MUY LINDA JEJEJE Y SOLTAMOS LA RISA, ENTRE Y BUSQUE Y ELLA GRITO NADA PEDRO NO NADA CONTESTE DEBAJO DE LA CAMA Y CUANDO VENIA SALIENDO QUE MNE PARE YA ESTA GRITE Y VOLTE Y VAYA YA ELLA ESTABA AHY, Y NO SE DE QUE FORMA TROPEZEY CAY LLEVANDOME POR DELANTE A LA SEÑORA OMAIRA Y FUIMOS AL SUELO CALLENDO ELLA ENCIMA MIO,CUANDO REACIONE NOTE QUE ESTABA DESNUDA SOBRE DE MI, Y AUQE SU TOALLA SE LE ABRIO Y QUEDO SUELTA Y PUDE SENTIR ESOS SENOS EN MI PECHO Y SU CALIENTE VAGINA ROZANDO MI PENE, QUE ESTABA UN POCO ERECTO POR LA PRIMERA VISTA PERO QUE REACCIONO A ESE ROZE QUE ESTABA TENIENDO Y COMO ESTAB EN PANTALONETA DEPORTIVA MI PENE SE PUSO BN DURO TANTO QUE OMAIRA SINTIO Y SU RESPIRACION ACELERO Y SE PARO DE INMEDIATO Y ME MIRO A MI ENTRE PIERNA Y YO LA MIRE VAYA QUE MUJER, COMPLETAMENTE DESNUDA Y ELLA LO NOTO DEBIDO A MI MIRADA HAYY GRITO ELLA QUE VEZ COMO TE ATREVE Y SE AGACHO COGIENDO SU TOLLA T TAPANDOSE, DISCULPE DOÑA OMAIRA NO FUE MI INTENCION, SI PERO MIRA COMO ESTAS ES QUE ES QUE,DISCULPE ES QUE USTED ESTA MUY BUENA Y NUNCA HABIA VISTO UNA MUJER TAN HERMOSA Y MAS MAYOR QUE YO MENOS DISCULPEME PERO NO PUDE CONTENERME, Y SALI CUANDO SALI ME LAMO PEDRO VEN, SI DIGAME ME LE ACERQUE Y ELLA ME DIJO HAY PEDRO POBRE Y ME PUSO LA MANO EN MI CACHETE RELAJETE QUERIDO, YO SE QUE ESTAS EN ESA EDAD QUE ES MUY CALIENTE ESTAS DISCULPADO SOLO RECUERDA QUE YO SOY LA MAMA DE TU AMIGO SOY CASADA Y NUNCA LE HE FALTADO EL RESPETO A MI ESPOSO, PERO YA ME VISTES YTOMA MIRAME Y SE DESNUDO, VAYA QUE CUERPO EL DE ESA MUJER HAY PARADO ENFRENTE MIO Y LE PREGUNTE PORQ HACE ESO PORQ NUNCA HABIA SENTIDO LA POLLA DE OTRO HOMBRE Y MI CHOCHA COMO ESA QUE SENTI HOY, Y ADEMAS ESTOY UN POCO CALIENTE YA QUE HACE TIEMPO MI ESPOSO Y YO LO HACEMOS POCO,Y QUIERO VER EL TAMAÑO DE TU POLLA Y PARA VERLO TENIA DARTE ESTE PREMIO Y SI MI POLLA SE ENDURECIO FUERTE MENTE.

ME DIJO BUENO BAJATE EL PANATALONETA PORF AVOR YO ME DESNUDE AHORA HAZLO TU Y YO SIN PENSARLO LO HICEY MI POLLA SALTO ELLA ABRIO LOS OJOS EN SEÑAL DE AOMBRO Y DIJO GUAUU ES MUY GRNADE, PERO YA ESTA BN VISTETE Y SAL DE AQUI, COMO DOÑA OMAIRA ME VA A DISCULPAR PERO NO PUEDO DEJAR ESTO ASI MIRE COMO ESTAMOS Y LA TUMBE ALA CAMA DE JUAN Y ELLA GRITO NO QUE HACES, NADA LO QUE QUIERE QUE PASE Y QUE QUIERO QUE PASE AHORA GRACIAS A SU OSADIA DE DESNUDARSE NEFRENTE MIO, ASI QUE AHOR ATENGASE Y LA EM PEZE A SOBAR PORT TODAS SUS PARTES Y LE EMPEZE A CHUPAR LOS SENOS LOS CUALES SE ENDURECIERON RAPIDA MENTE Y EMPEZO A QUEJARSEE A AHAHA JAJA JU JU JUMM UFF SI SIS ISIISISISISI PAPI QUE RICO ERES MUY BUENO YA VEO PORQ ES QUE HABLAN MUCHODE TI LAS OTRAS CHICAS HAYYYYYY SII SISGUE ASI BAJA HAYA Y BAJE ASU CHOCHA LA CUAL EMANABA GRAN CANTIDAD DE FLUJO Y UFFFF SOLO PONERLE EL PRIMER LENGUETAZO Y PUDE SENTIR ESE GRAN ORGASMO.

ENSEGUIDA SE VOLTEO Y EMPEZO A MAMARMELO COMO UNA MUJER QUE HACE RATO NO PROBABA SEXO Y FUE CUANDO HAY TERMINE EN SU BOCA Y NOME DIJO NADA SOLO LO ESCUPIO, LO POCO QUE LE QUEDO PORQ PUDE VER COMOS SEGUI LAMIENDO MI PENE QUE SEGUI BOTANDO LIQUIDO Y ME DIJO GUAUU QUE RICO ESTA PAPI, NI UNA PALABRA DE ESTO A NADIE VEN HAZME TUYAY SE ME ABRI DE PIERNAS Y HAY ME LE FUI CON MUCHO CARIÑO PORQ PUDE VER QUE ESTABA FALTA DE AMOR Y LA CLAVE SUAVEMENTE Y SEGUIMOS Y SGUIMOS MUCHAS POSTURAS LA DEL PERRITO EN CUATRO PATAS UNA DE MEDIO LADO LA CUAL ME GUSTA MUCHO Y PUDE SENTIR COMOO HIZESENTIR TAMBN A UNA GRAN MUJER Y MUCHO MATOR QUE YO Y SI LA PUSE A CABALGAR GUAU QUE MUJER TODA UNAMAESTRA TOMA MI VIDA ME DECIA HAZME TUYA MIRAME COMO ME DAS MIRA COMO ENTRA Y SALE ESE PEDAZO DE CARNE DE MI INTERIOR TOMAMAE Y LA AGARRE POR LA CINTURA Y LA TUMBE Y SI LE PUSE UNA PIERNA EN MI HOMBRO Y LE ALZE LA OTRA HACIA SU CARA Y VOLVI A CLAVARLA HAYYYYYY AQUE RICO HAYYYHAHAHAAHH SISISI UMMM UMM UFF ME DUEL QUE RICO GUAUUU YSI LE TERMINE ADENTRO Y PUDE SENTIR COMO LLEGUE A LO MAS PROFUNDO DE SU VAGINA LA CUAL AL SACARLO ESTABA MUY COLORADA Y ME DIJO NO TE PREOCUPES YA ESTOY OPERADA, ME HICISTES SENTIR MUJER DESPUES DE TANTO TIEMPO, GUAAU Y ME BESO CONGRAN PASION, AUNQUE ME SIENTO MAL POR HACER ESTO POR PRIMERA VEZ ALA VEZ ME SIENTO ESTUPENDA PORQ ME HAN DADO COMO ANTES NO HABIA TENIDO SEXO, SOLO ESPERO QUE ESTO VUELVA A PASAR, POR MI NO HAY PROBLEMA OMAIRA ME DEJO IMPACTADO CONSU MANERA DE DESAR EL SEXO Y ME GUSTO MUCHO MUCHO ES USTED UNA MUJER MUY RICA Y CLARO UQE VA A VOLVER A PASAR Y VOLVI A PENETRARLA PORQ MI PENE VOLVIO A ENDURECER Y COGIMOS HASTA LLEGADA LA TARDECITA ANTES DE QUE LLEGARA JUAN Y DEL PARTIODO PUES NO SE PUDO JUGAR PORQ ESTABA EN OTRO PARTIDO MUCHO MAS BUENO.

Y ASI DE ESTA FORMA ESTA SEÑORA Y YO FOLAMOS COMO NUNCA LOHABIAMOS HECHO Y DEPUES DE ESO HEMOS SEGUIDO HATSA NO SE CUANDO YA QUE DESPUES QUE ME CASE ME MUDE PERO NOS COMUNICAMOS Y NOS ENCONTRAMOS PARA REVIVIR ESOS MOMENTO TAN APASIONANTE QUE PASAMOS.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 134 veces

Mi hijastra embarazadaCategoría: Sexo en familia

Por Antonio | 2014-10-14 11:21:48 | 0 comentarios

Succionaba despacio, con deleite esos pezones deliciosos..sorbiendo y saboreando la rica lechita que salía de esas tetitas, ella me amamantaba acariciando amorosa, con enorme ternura..dejaba que yo tragara la lechita rica de sus pezones..la tenia montada sobre mi, sentada a horcajadas, mis manos apretaban, se hundían mis dedos en esas nalgas suaves pero firmes, redondas, pequeñas pero deliciosas, ella se meneaba bien rico, que rico movía las caderas, ensartandose, clavando y hundiendo mi verga ella solita sin mi ayuda..sus quejidos con esa vocecita dulce, mimada, melosa me enardecían aun mas..
La deposite suavemente sobre la cama, me encanta su cuerpo..es muy delgadita, muy flaquita.,pero que rica esta, después de su embarazo quedo muy bien, hacia solo un mes que había dado a luz..y aun no perdía por completo el peso que había ganado, las caderas seguían anchas, preciosas, las piernas esbeltas lucían mas llenitas, sus tetas, antes pequeñas..ahora eran redondas y mas grandes llenas de rica lechita, incluso sus facciones habían cambiado mucho con el embarazo..tiene 17 años, siempre ha tenido una cara inocente, ingenua..ahora lucia ya como una mujer..separe sus piernitas de las rodillas, vi con enorme deleite esa vagina delicada, completamente afeitada, los labios delgados, delicados, hermosos..antes de penetrarla de nuevo me incline sobre su vagina, ya tenia mi sabor..lamí despacio esos ricos labios, esa vulva hermosa, empeze a lengüetear despacio, saboreando sin prisas ese embriagante aroma y sabor que posee..ella gemía y acariciaba mi cabeza, hundiendo sus uñas en mi cabello, repitiendo mi nombre con esa linda voz suya..hundía mi lengua lo mas que podía dentro de su rico coñito, realmente me encanta mamarle la panocha..me tiene loco el sabor y olor de esa panochita tan delicada y aparentemente frágil..
Mordía chupando su entrepierna, sus muslos, su pubis, lamia el clítoris rojo y tan sabroso, mientras ella acariciaba mi cara con sus piernas, sus piesitos acariciaban mi espalda y se retorcía en la cama disfrutando lo que su padrastro le hacia.

Nelly..mi rica y flaquita Nelly...desde muy pequeña cuide de ella al unirme a su madre, siempre la vi como una verdadera hija para mi, no era mi hijastra, era mi hija y como tal la veía y la cuidaba, la amaba, jamas la vi con deseo ó lujuria, pues para mi ella es mi hija.
Por inexperiencia y por amor..Nelly quedo preñada, su novio en cuanto lo supo desapareció de su vida dejándola sola con esa responsabilidad, al principio claro que me sentí defraudado de ella..me dolió que siendo tan jovencita se embarcara en esa responsabilidad, pero pronto el amor de padre que le tengo hizo que cuidara de ella, que me preocupara por su estado y salud; así que le di todo mi apoyo, tanto económico, como emocional y afectivo, era yo mas que su madre la que la llevaba a sus citas medicas, el que la procuraba y atendía..
No se como paso, no se como sucedió..
Tenia ya siete meses de embarazo, su barriguita redonda era ya muy evidente..esa tarde al regresar de una cita medica, mi esposa nos dejo solos, tenia que salir por varios dias..hasta entonces jamas nos habíamos tratado sin malicia alguna, pero esa tarde las cosas dieron un giro enorme..dijo sentirse agotada y quería recostarse a descansar, la lleve a su cama, la recosté y no se porque pero me tumbe a su lado, la mimaba, le besaba el cabello y la arrullaba para que durmiera..ella acostada de lado me daba la espalda, se quejaba quedito disfrutando los mimos que le hacia..no se porque pero sentí un enorme deseo de ella, de tocarla, de besarla, de lamer su cuerpo preñado..la verga se me paro y por como la tenia abrazada se la estaba restregando bien rico entre sus nalguitas...ella pudo notar mi erección detrás de ella, pues giro el rostro hacia mi y en su mirada pude notar, en su expresión me di cuenta que Nelly sabia que estaba exitado y tenia la verga parada, pero no dijo nada, solo se sonrojo y giro el rostro de nuevo ocultándolo de mi..en ese momento me di cuenta de lo que hacia y sentí pena, así que me retire, pero ella sin voltear a verme..solo escuche esa linda vocecita llamándome por mi nombre y pidiéndome que no me retirara, que me quedara como estaba pues le gustaba mucho que yo la abrazara..sentí mas deseo aun, mi propia hijastra aun sabiendo como estaba de exitado y sabiendo lo que podía ocurrir, me llamaba a su lado..
Me tendí detrás de ella abrazándola nuevamente, bese su cuello despacio, su barbilla..le dije que la amaba mas que a nada en la vida, ella me dijo que lo sabia..le acariciaba nervioso el redondo vientre, luchando entre el deseo carnal y la lealtad que les tengo a las dos..pero cuando ella giro el rostro hacia mi y su boca, sus labios hermosos quedaron demasiado cerca de los míos..olvide toda decencia y lealtad, bese su boca tímidamente, también esperando su reacción..Nelly entrecerró los ojitos y sus labios se movieron buscando los míos, buscando mi boca..ya no hubo marcha atrás, nos perdimos en un beso intenso, profundo, nos besábamos como jamas antes lo habanos hecho, como mujer y hombre, como pareja mas que padre e hija..ansiosos, apasionados, desesperados nos besábamos en la boca, nuestras lenguas se enroscaban dentro de nuestras bocas..mis dedos ya bajo la batita de maternidad acariciaban y apretaban desesperados sus muslos, hasta llegar a su vagina que estaba cubierta por la tela húmeda ya de su pantaleta..

Veía a Nelly, veía esa linda cara que ahora me resultaba de lo mas hermosa y cachonda..veía sus ojitos mirándome con el mas profundo amor, sentía que me veía mas como su pareja, mas como su esposo ó novio que como el padre respetuoso que siempre fui con ella..mientras sus deditos sujetando delicada pero firmemente mi macana se la llevaba a la boca y me regalaba la mas deliciosa y exitante de las mamadas, jamas imagine ver a Nelly chupando mi verga, jamas pensé siquiera en ver a mi hijastra mamando y disfrutando mi verga con esas ganas con que ahora ella se la metía a la boquita y la succionaba ansiosa, golosa, desesperada..ella estaba acostadita y yo hincado delante de su carita, ya estábamos ambos desnudos..le sobaba con deleite insano esas sabrosas tetitas ya redondas y duritas..nunca me había cogido a una mujer preñada y cuando lo hize, cuando penetre a Nelly preñada..fue de lo mas hermoso y exitante..
"OHH..Nelly..Nelly..mi flaquita..oh..que maravilloso es esto Nelly..oh..te amo..te amo tanto mi amor..es..es como un sueño Nelly..oh..te juro que jamas pensé que tu y yo..pues..haríamos esto mi amor y te amo..ahora que estoy aquí contigo..que puedo besarte y lamerte, que puedo estar dentro de ti..sabes que pienso Nelly?..que hubiera sido maravilloso haber sido yo quien te estrenara..hubiera sido realmente maravilloso ser yo quien entrara en ti por primera vez Nelly..y mas aun hija..mejor aun Nelly..me hubiera encantado ser yo quien te preñara..daria cualquier cosa Nelly haber sido yo el que te dejara preñada mi amor..oh Nelly..Nelly..Nelly..mi linda Nelly..te amo..te amo garabato.."
Así fue como iniciamos nuestra relación sentimental y sexual mi hijastra y yo..
Cuando mi esposa llega del trabajo y ve que estoy al lado de Nelly abrazándola mientras ella alimenta a su bebé..me dice que mas parezco yo el padre que el abuelo..que a veces le da la impresión de que veo a su hija mas como si fuera ella mi esposa que mi hija, me río diciéndole quese imagina cosas...pero se que tiene razón, así veo a Nelly; como mi esposa mas que mi amante..y no pierdo la esperanza de algún día formar una familia con Nelly y hacerle otro hijo, pero esta vez que si sea mio.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 227 veces

Mi linda abu!!!!Categoría: Sexo en familia

Por Gustavo | 2014-10-14 08:31:07 | 1 comentarios

(Sin asunto)
[Borrador‏] gus guss 27/09/2010
Para: soy gus

Continuar escribiendo
|
Eliminar
Debo decir que tanto mi madre como mi abuela fueron madres muy jovenes por lo que mi linda abuela con sus grandes pechos fue la primer mina con la que fantasee de una y que me hacia unas pajas fabulosas pensando y mirando sus grandes tetas, lo que no sabia era que mi sueño se iba a hacer realidad. Todo comenzo teniendo yo 15 años y mi querida abuela andaba por los 50, cuando en un partido de futbol me golpearon un poco mas abajo de la zona genital y llegue a casa con una tremenda hinchazon en el lado interno de la pierna, mi abuela solicita se ofrecio luego de bañarme a hacerme unos masajes en la zona inflamada, a lo que yo acepte gustoso. Vestia un baton que dejaba ver bastante de sus pechos y mi pene reacciono al instante y cuando comenzo a masajearme la zona inflamada sus pechos se bamboleaban de lo lindo al ritmo de sus masajes, yo solo traia puesto un short de baño bastante suelto y mi pene comenzo a formar una carpa bastante considerable, yo me tapaba un poco con la mano para que mi abuela no se diera cuenta de lo que me pasaba pero podia ver como ella ya lo habia notado y seguia masajeando cada vez mas cerca de mi zona genital. En un momento en el que creia que terminaba todo, levantandose despacio y mirandome a los ojos me acaricia el bulto bajo el short y me dice parece que los masajes los voy a continuar con otra cosa y ahi mismo se agacho y bajo mis shorts hasta la rodillas y se metio mi pene en la boca dandome una mamada que no podre olvidar mientras viva. Lo hacia de manera lenta y como tomandose todo su tiempo desde la cabeza hasta los huevos yo deliraba de placer y ella me miraba y disfrutaba cada segundo de esa mamada. quise pararla cuando estaba por acabar pero ella se dio cuenta y ahi mismo se habrio el baton y saco sus tramendas tetas se puso mi verga entre ellas y comenzo a masturbarme asi hasta que no aguante mas y le acabe en las tetas ahi ella se metio nuevamente mi verga en la boca y termino de limpiarme lo que quedaba de leche. Verdaderamente fue increible lo que vino despues de esto por varios años sin que nadie sospechara lo mucho que nos queriamos con mi magistral abuela.

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 167 veces

Ero adventures: Mi tia la tetona-Parte 1Categoría: Sexo en familia

Por Perversa_Escriptor | 2014-10-14 00:59:11 | 0 comentarios

Hola a todos, hoy quiero contarles una de mis mejores aventuras eróticas que tuve, que fue con mi tía.

Para los que no me conocen, soy Brandon, y este relato que les cuento es 100% real, al igual que todas mis aventuras eróticas, soy medio aperlado, cabello castaño oscuro y podria decirse que un poco atractivo, o al menos no tan feo xD, tengo 21 años y empezemos.

Toda mi historia se desarrolla cuando tenía 13 años, yo tengo una tía de nombre Susana, es de una piel extremadamente blanca como si nunca se hubiera expuesto al sol, de altura eran unos 1:67 tenía en ese entonces 19 y sus pechos parecen melones y ni hablar de su culo que esta riquisimo, y también se ve muy jugoso, pelo negro y largo como hasta su culo.

Bueno, un día, me quede a dormir en la casa de mis abuelos (mi tía vive con ellos) y pues yo como siempre me quede platicando con mi tía en la noche hasta las 12 de la noche, y luego me dijo, "Oye, ya vamos a dormir, yo mañana tengo que ir a la Universidad" y pues nos fuimos a dormir, pero, en la mañana me levante justamente cuando mi tía se había ido a bañar por que se iba temprano a la universidad,y pues como todo niño adicto al placer de la masturbación, decidí fingir hacerme el dormido y esperar a que saliera de bañarse, y valla que valió la pena, cuando veo que viene entrando (tenía los ojos medio cerrados como si siguiera dormido, pero en realidad la estaba viendo) sucedió, se quita su toalla, y la deja caer, y en eso pude ver sus pechos tan suaves y suculentos, con sus pezones erectos por el frío del baño, eran hermosos, luego se voltea y me da la espalda, con lo cual estaba que el oene me explotaba de la excitación, por que se agacha por su toalla que tiró y me dejó ver todo su culo sin ningún pelo, y luego cuando creía que no se podía poner mejor, agarra su crema y se la empieza a untar por todo su desnudo cuerpo, acariciando sus piernas y sus brazos, y por supuesto, sus pechos, y luego se para y agacha para sacar la ropa de su cajón por lo que me deja apreciar mas su culo, y luego termino de escoger su ropa y se cambio y se fue, y como sabrán, apenas se fue me levante y en seguida fui a buscar entre toda su ropa interior la que mas me gustara para ponérmela en la cara y olerla mientras me masturbaba pensando en el mejor striptease que me habían dado en mi vida y de parte de una hermosa mujer sin que se hubiera dado cuenta.

Cuando llego, yo me encontraba en la sala de la casa de mis abuelos viendo la televisión, y ella me saludo y me beso en la mejilla como siempre lo hace, pero esta vez estaba bien emocionado, ya que se había llevado una blusa un poco floja y cuando me beso, pude verle sus pechos apretados por su sostén, luego otra vez se metió a cambiar y como era ovio, no me dejo entrar a su cuarto mientras se cambiaba, salio con un short muy flujo y de una tela delgada, que la verdad parecía una ropa interior muy grande, y con una floja súper floja, cenamos y nos fuimos a su cuarto, esta vez eran como las 2 de la mañana, ya que ese día no tenía clases y nos podíamos dormir tarde, despues, ya al ultimo, yo agarre mi lap y ella la suya, y yo me puse abajo de la cama viéndole a ella los pies ya que ella estaba acostada, pero, como traía el short bien flojo, le pude ver una hermosa tanga a rayas blancas con azules tan deliciosa. Despues de admirarla un buen rato ya nos fuimos a dormir, pero esta vez me desperté a las 4 de la mañana, y ella seguía dormida, por lo que se me ocurrio hacer algo, como traía un short y un bóxer muy flojos, me sace el pene y lo comencé a mover para que se editará y me creciera. Cuando me creció lo suficiente, me saqué por completo el pene y le bajé muy despacio el short a mi tía, y como era muy grande, no batalle nada, y solo quedo en tanga, y después...

Puntuacion: - Votos: 0

Leido: 130 veces